12 marzo 2010 Desarrollo, Opinión, Padres y madres

Gracioso vídeo sobre la vertiginosa evolución de un bebé
Siempre nos han dicho que los niños crecen de un día para otro, sin embargo hasta que no tienes a tu propio bebé en brazos no eres conscientes de la velocidad de vértigo que esa evolución tiene ni la gran verdad que entraña esa frase. Es más, cuando empiezas a ir al parque o a la guardería y te conversas con otras madres, aquellas que tienen niños mayores, cuando miran a tu bebé siempre repiten la misma frase: “Disfruta ahora que puedes, crecen muy deprisa”.

Cuando tu hijo pasa de los dos años es cuando empiezas a ser consciente de que ese tiempo ha ido volando y que fue ayer cuando nació. Si en ese tiempo, además viene un hermanito ves cabalgar el tiempo hacia el infinito con más celeridad.

Al nacer mi segunda hija, además de pensar en todo esto, cuando miro a la mayor la veo mucho más mayor de lo que la veía tan sólo unos días antes de la llegada de su hermana. Y es que sin darnos cuenta estas personitas se convierten en unos seres maravillosos que crecen y crecen y ya no hay vuelta a atrás.

Permíteme un consejo, si aún no tienes hijos o eres madre primeriza haz caso de esa frase tan manida: “los niños crecen muy deprisa”, o sea que no pierdas ni un minuto en achucharlos, besarlos, abrazarlos, mimarlos, adorarlos, cogerlos, acunarlos… llega un día en el que ya no quieren nada de eso. Y seguro que lo echaremos muchísimo de menos. Yo lo he hecho y estoy muy contenta por ello.

Para que nos hagamos una pequeña idea de la evolución de estos enanos, os dejo un vídeo con el que tropecé de casualidad y que me hizo mucha gracia porque refleja a la perfección estas reflexiones que comparto con vosotras.

En menos de un minuto concentra la evolución de un bebé desde el seno materno, es decir embarazo incluido, hasta los dos o tres añitos. Unas imágenes que son espejo de la realidad y seguro que os arrancan una sonrisa.

Criar a un hijo es un trabajo muy duro y mucho más educarle para que llegue a ser una persona generosa, honrada y respetuosa; pero también es maravilloso verle crecer por lo que estoy convencida que no deberíamos perdernos ni un minuto de esa evolución.

¡¡Chapeau por esas madres que pueden dedicarse por completo a sus hijos!!

Foto | Etolane en Flickr
Vídeo | You Tube

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *