12 agosto 2011 Opinión, Padres y madres

La maternidad es más que una conveniencia
Creo que no hay nada más trascendente que un nacimiento y sin embargo nuestra sociedad cada vez lo trivializa más. La maternidad o paternidad son ahora un capricho, una conveniencia. Tenemos hijos si queremos y cuando queremos. Pero lo peor es que si no los deseamos no hay problema en quitarlos del medio. No trato de juzgar el aborto sino de la facilidad con la que se prescinde de un ser humano.

He escrito dos artículos esta semana que me han hecho pensar, uno el de los padres que recurren a un vientre de alquiler y después por lo que sea no les conviene y rechazan al bebé. Entiendo que para llegar a una maternidad subrogada has debido pensar en ello, te has informado, has analizado los pros y los contras, has investigado los riesgos y los has asumido. Decides tener un hijo no un cromo, es tuyo para bien o para mal, exactamente igual que si lo hubieras parido, no se escoge. Pero con una salvedad, no puedes decir que ha sido un accidente, has creado una vida con pleno conocimiento de lo que hacías y deberías haber previsto que a lo mejor no cumple tus expectativas.

El otro artículo es el de las reducciones de embriones en los embarazos gemelares tras una FIV. No hay razón médica, los bebés son viables pero uno se elimina. El motivo es entre otros igualmente frívolos, el no poder atender emocional y economicamente igual a un hijo que a dos. Una vez más la madre que se somete a una FIV sabe o debería saber lo que hace. Sabe que hay un porcentaje de embarazos múltiples del mismo modo que sabe el tanto por ciento de posibilidades de embarazo que tiene. Si aún así te sometes al tratamiento estás aceptando todo lo que puede ocurrir. Si no puedes tener más de un hijo, no dejes que te implanten más de un embrión. Es así de fácil, no hay que eliminar nada.

Ser padre es una responsabilidad que comienza en el minuto uno y que hoy es más fácil de afrontar que en ningún otro momento de la historia. ¿Porqué? porque tenemos toda la información y los medios para decidir y asumir nuestros actos. Hay anticonceptivos de todo tipo, las mujeres ya no están presionadas para ser madres, lo son si quieren y si dejan que pasen sus años fértiles es por decisión propia. Niñas que toman la píldora del día después como anticonceptivo, parejas que preguntan a toro pasado si haciendo tal o cual cosa pueden quedarse embarazadas, parejas que adoptan niños y los devuelven si no son como esperaban… tener un hijo no es un juego, como decía al principio no hay nada más trascendente.

La verdad, me asusta mucho ver hacia donde vamos y con lo que estamos jugando.

Foto | Flickr-Storyvillegirl

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *