10 diciembre 2016 Embarazo, Salud

flora bacteriana utero y embarazo

A lo largo de las últimas décadas, todavía son muchos los misterios que rondan en el mundo de la fertilidad y la reproducción humana. Si bien han aumentado los casos en los que tener hijos se convierte, casi, en una lotería, también se han multiplicado las investigaciones para conocer las causas de esta creciente dificultad. La infertilidad se ha convertido en un problema grave que se produce tanto en hombres como en mujeres y que, en la mayoría de casos, no existen motivos, al menos, aparentes.

Buscando posibles causas, los investigadores no cesan en su empeño, así es como nos hemos topado con una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Valencia en la que relacionan la flora bacteriana del útero y la consecución del embarazo, así como el éxito del mismo.

Menos lactobacilos, más dificultad para el embarazo

Hasta ahora no se había relacionado la existencia de la flora bacteriana con la reproducción, de hecho, hasta hace poco tiempo, se pensaba que tanto el útero como el endometrio (que es la membrana que lo recubre) eran zonas yermas en las que no existía ningún tipo de “vida”. La flora bacteriana está compuesta por lactobacilos (esos bichitos que se han hecho famosos a través de distintos productos lácteos) y que, al parecer, son mucho más importantes de lo que pensábamos, al menos en lo que a reproducción humana se refiere.

Cuanta más baja sea la presencia de estos lactobacilos, más dificultad existe en conseguir el embarazo y que la gestación prospere. Éste puede ser un motivo determinante en aquellos casos en los que hay un gran número de mujeres que consiguen el embarazo pero sufren abortos espontáneos de repetición.

probioticos y embarazo

Un tratamiento con probióticos podría ser la solución

Para conseguir estos resultados, los científicos han tomado como muestra a 35 mujeres que se iban a someter a distintas técnicas de reproducción asistida, comprobando el estado de su flora bacteriana en el útero. Aquellas que tenían abundante colonia de estas bacterias, pudieron seguir con su embarazo sin problemas. Sin embargo, las que presentaban una pobre o nula presencia de lactobacilos, no consiguieron quedarse embarazadas.

Según los autores de esta investigación, y siempre con la prudencia necesaria, en algunos casos podría evitarse, en un futuro, la fecundación in vitro, por ejemplo, ya que sería posible conseguir el embarazo con un estudio de la flora bacteriana del útero y un tratamiento sencillo que consistiría en la toma de probióticos.

Vía | Cuatro
Fotos | Clínica Maestro y Clínica IO

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *