17 octubre 2017 Embarazo, Salud

fiebre al principio del embarazo

La fiebre es la señal más clara de que algo en nuestro organismo no está funcionando bien o que hemos sido víctimas de una invasión de virus o bacterias, es la forma que tiene nuestro cuerpo de manifestarse y expresar ese cambio que está sufriendo. Por ello es importante que le prestemos atención, visitemos a nuestro médico para intentar localizar, y vencer, ese mal que nos acosa.

Sea cual sea la situación y el momento de nuestra vida, es importante ponerle cerco a la fiebre, pero si estamos embarazadas, mucho más ya que influye directamente en la salud y desarrollo de nuestro bebé. Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos nos alerta que, además, tener fiebre en los primeros meses del embarazo provoca daños irreversibles en el bebé.

La fiebre es la culpable, no la enfermedad que la provoca

Estudios anteriores ya habían alertado que sufrir fiebre al principio de la gestación estaba asociada con problemas cardíacos y labio leporino. Sin embargo estas investigaciones se centraban en la enfermedad, causante de la fiebre, como la culpable de estos defectos en el desarrollo. Teoría que acaban de desmontar desde la Universidad Duke, en Carolina del Norte, ya que han podido comprobar que la fiebre, en sí misma, es la responsable de esos defectos en el corazón y en la cara del bebé.

El equipo de científicos, liderados por el doctor Eric Benner, ha podido comprobar, a través de la investigación con animales, como la fiebre, durante el primer trimestre, sea cual sea el motivo que la provoca, es determinante a la hora de influir en el desarrollo del bebé. De hecho interfiere en el desarrollo del corazón y la mandíbula de forma directa, mucho más si ésta se produce entre la semana tres y ocho de la gestación.

tomar paracetamol

Controlar la fiebre con paracetamol

Esto es debido a que las células específicas que conforman el corazón y las mandíbulas son especialmente sensibles a la temperatura. Se conocen como células de la cresta neural y son las que nos alertan de los excesos en la temperatura, por ejemplo, cuando sumergimos la mano en agua caliente.

La solución, según estos expertos, estaría en llevar un control adecuado de la misma utilizando el paracetamol, en las dosis adecuadas, para mantener controlada esta excesiva elevación de la temperatura corporal. Este fármaco ya ha sido comprobado, en otras ocasiones, que resulta seguro al principio del embarazo, por lo que su ingesta no provoca ningún riesgo, es más, ayuda a controlar la fiebre y prevenir males mayores.

Vía | Quo
Fotos | Telemundo y Terve

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *