5 septiembre 2017 Fertilidad

fertilidad masculina en occidente

Un estudio realizado por la Universidad de Murcia ha puesto de manifiesto que, en los últimos años, la concentración de espermatozoides, así como su calidad, han variado de forma drástica en los últimos cuarenta años. De hecho, y según las cifras que se manejan, la fertilidad masculina, en los países occidentales, ha descendido en un 50 por ciento.

Esta investigación ha sido realizada tras comparar los distintos estudios que, sobre este tema, se han realizado entre 1973 y 2011, comprobando como a lo largo de estos años las cifras de hombres fértiles han ido descendiendo de forma drástica. De ahí que, en la actualidad, los tratamientos de fertilidad con el fin de conseguir un embarazo, hayan aumentado notablemente.

Drástico descenso tanto en cantidad como en calidad

Tras comparar los datos ofrecidos a lo largo de estos años, se ha podido comprobar que el descenso en el recuento de espermatozoides en un 52,4 por ciento. Pero mucho más preocupante resulta el descenso en la calidad de los espermatozoides que ha llegado al 59,3 por ciento.

Estos resultados han creado una gran preocupación entre los médicos y científicos cuya tarea es, ahora, buscar los motivos de este imparable descenso, ya que, a tenor de los gráficos, parece que no va a parar en ningún momento.

En este estudio, además de los hombres occidentales, también se tomaron muestras de varones de otros continentes. América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda, son en los que mayor es el descenso de fertilidad masculina. Sin embargo en África, América del Sur y Asia no se ha observado que haya descendido, también es cierto que la cifra de hombres analizados es mucho menor.

contaminación atmosférica

Productos químicos en la alimentación y en el aire

Según la teoría de los expertos, este drástico descenso puede deberse a la cantidad de productos químicos con los que tenemos contacto desde el mismo momento del nacimiento. Tanto en la alimentación como en el propio aire que respiramos, encontramos suficientes elementos químicos como para que nuestro organismo se vea afectado.

Pero si, además, el hombre tiene un contacto directo con sustancias tóxicas, entonces esta anomalía se multiplica considerablemente. Entre los más peligrosos nos encontramos con los pesticidas como el DDT, compuesto por estructura muy parecida a las hormonas humanas, lo que hace que nuestro cuerpo se vea alterado, afectando directamente a la producción de espermatozoides.

Vía | Mi bebé y yo
Fotos | Youtube y Ecologismos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *