11 mayo 2017 Embarazo, Salud

Fascitis plantar

A lo largo del embarazo son muchas las molestias que se nos presentan y que, en la mayoría de los casos, son producidas por la alteración, proliferación y desajuste de las hormonas. No olvidemos que, para que nuestro cuerpo acoja la llegada de otra vida, va a tener que realizar un buen número de nuevos ajustes que, sin duda, nos llevarán a más de una molestia.

No todos los síntomas, dolores o angustias son igual para todas las mujeres. Dependerá mucho de su estado de salud antes de la concepción o de los hábitos a los que esté acostumbrada. Aunque lo más adecuado es cuidarse de forma especial, pueden aparecer molestias o pequeños dolores que nada tengan que ver con lo que hasta el momento habíamos padecido. Este es el caso de la fascitis plantar, un problema que puede ocurrir a cualquier persona, de cualquier edad y condición, pero que suele ser especialmente habitual durante la gestación.

La fascitis plantar y sus causas en la gestación

La fascia plantar es un ligamento largo y delgado que se encuentra en la base del pie, uniendo el talón hasta los dedos, formando lo que conocemos como el arco plantar. Cuando este tejido se inflama, se produce un dolor en el talón y una extrema rigidez en toda la planta, haciendo que caminar se convierta en una verdadera tortura. Es lo que se conoce como fascitis plantar.

Aunque, como ya hemos dicho, puede aparecer en cualquier circunstancia, edad o condición, durante el embarazo suele ser especialmente frecuente debido a diversas causas:

  • Un aumento rápido de peso, especialmente durante el primer trimestre. Es importante mantener una alimentación equilibrada y desterrar la errónea idea de “comer por dos”.
  • Los cambios que experimentan los pies durante la gestación: retención de líquidos o aguantar mucho peso, pueden ser causas suficientes para que la planta de nuestros pies se resienta y provoque este temido dolor.
  • El uso de calzado inadecuado. Especialmente en verano solemos abusar de las chanclas o los zapatos totalmente planos con cierta holgura y en los que el pie no va bien sujeto. Caminar de forma habitual con ellos no suele ser conveniente.
  • Nuestro cuerpo se va a ir preparando para el parto, así que libera una hormona llamada relaxina, precisamente para relajar y aflojar los ligamentos, por lo que la fascia plantar también puede verse afectada por ella.

masaje para fascitis plantar

Aliviar el dolor de la fascitis plantar durante el embarazo

En el momento has descubierto que un dolor intenso y una importante rigidez se han adueñado de las plantas de tus pies, lo mejor es acudir a un especialista. Piensa que durante el embarazo no puedes tomar medicamentos, a no ser que sean los adecuados y controlados por tu médico. Por eso los tratamientos y métodos para aliviar este dolor han de ser totalmente inocuos.

  • El fisioterapeuta. Un buen masaje puede servirte de gran ayuda, de esta forma se tonificarán los músculos, aliviando el dolor.
  • Una férula durante el descanso. El dolor mayor lo notarás al levantarte por la mañana ya que durante la noche el tejido se ha relajado. Con una venda o férula mantendrás estirada la planta del pie y aliviarás el dolor.
  • Plantillas o almohadillas en el calzado. El calzado para la embarazada debe ser el adecuado, ni muy alto ni plano. Pero a veces es necesario ayudarte con una almohadilla o plantilla en el talón para poder caminar sin percances y sin dolor.
  • Hielo. Tres o cuatro veces al día es conveniente que metas los pies en hielo o apoyarlos en una botella de agua congelada. Verás como notas mejoría.
  • Dormir sobre el lado izquierdo. Esta demostrado que dormir sobre este lado ayuda a la circulación sanguínea, algo que también influirá en los dolores de la fascitis plantar.

Vía | Euroresidentes
Fotos | Kinetic Trak y Buena forma

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *