1 septiembre 2011 Consejos, Embarazo, Salud

Es necesaria más información sobre el ácido fólico
Leo en Milenio que en México mueren cada año 1.500 bebés en el primer mes de vida porque a sus madres les faltaba ácido fólico en el momento de la concepción. La falta de esta vitamina provoca malformaciones congénitas, defectos en el tubo neural, labio y paladar hendido, parálisis cerebral, paraplejia, espina bífida o afecciones cardiacas. También inmadurez inmunológica, lo que expone al bebé nada más nacer.

Como hemos dicho muchas veces ya, el ácido fólico debe empezar a tomarse tres meses antes de quedarse embarazada y mantenerlo mientras diga el ginecólogo. En una dieta variada y sana se obtiene una buena cantidad de folatos, pero la única forma de asegurarse que se consume lo sufiente para el futuro bebé, es tomar comprimidos. Desde mi punto de vista faltan campañas informativas, porque son muy pocas las mujeres en edad fértil que tienen esto en cuenta.

Hace un par de días una futura mamá me preguntaba porqué su ginecólogo no le dijo nada del ácido fólico antes de quedarse embarazada, si es algo tan importante. Mi respuesta es que no lo sé. Los médicos son conscientes de que con 400 microgramos diarios se previenen la mayoría de los defectos del tubo neural y enfermedades tan graves como la anencefalia. No hay sobredosis porque el cuerpo expulsa la vitamina con la orina, por lo que es una toma segura. ¿Porque no avisan en la consulta pre-embarazo o en las rutinarias de las mujeres en edad fértil? No lo se.

Si estás pensando en tener un bebé acércate a la farmacia, compra ácido fólico y empieza a tomarlo ya. Si ya estás embarazada habla con tu ginecólogo, pero tómalo incluso antes de la primera consulta. En las tres primeras semanas de embarazo es cuando se forma el tubo neural, el comienzo del sistema nervioso central, y es cuando hace falta el ácido fólico.

Creo que alguna vez lo he contado, perdonad si me repito. Embarazada de mi hija se me acercó una chica en silla de ruedas, me preguntó si estaba esperando y si tomaba ácido fólico. Le contesté que sí, que desde hacía cuatro años, cuando había empezado a buscar un bebé y sonrió. Me dijo que tenía espina bífida y que probablemente no sería así si su madre hubiera tomado ácido fólico. Por eso no tenía ningún reparo en acercarse a cualquier embarazada y advertirle. Me acuerdo mucho de ella y creo que, ya que algunos ginecólogos se olvidan de recomendarlo, los que sabemos de la importancia de tomar ácido fólico debemos difundirlo.

Foto | Flickr-Herbolario Allium

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *