16 febrero 2010 Consejos, Embarazo, Salud

los factores de riesgo en el embarazo

Decidirse a traer un hijo al mundo ha de ser una decisión tomada a conciencia y valorando, muy cuidadosamente, aquellos factores de riesgo que puedan afectar al normal desarrollo fetal así como a la perfecta salud de nuestra criatura. Por eso el diagnóstico prenatal resulta imprescindible si queremos optar a toda esa información, sobre todo si pensamos que pertenecemos a esa población con riesgos. Algunos de ellos vienen determinados por algunas características que aquí os especificamos.

  • Riesgo de patología fetal cromosómica. Suele producirse en mujeres mayores de 35 años ya que es a partir de esta edad cuando se produce un aumento en el riesgo de tener un bebe con alguna alteración cromosómica numérica, como puede ser la trisomia 21 o el Síndrome de Down. Este riesgo también se produce en mujeres portadoras de enfermedades ligadas al cromosoma X.

  • Riesgo de patología fetal genética. Este riesgo es, sobre todo, para aquellas parejas que han tenido un hijo con una enfermedad monogénica grave, es decir, aquella que incide en problemas metabólicos innatos. Algunas de ellas son la fibrosis quística, el Síndrome de Lynch, neurofibromatosis o la distrofia muscular en sus distintas acepciones, entre otras muchas. También existe el riesgo en aquellas parejas que tienen un hijo portador de una malformación congénita grave de origen poligénico como las cardiopatías congénitas o las hidrocefalias, entre otras.
  • Riesgo de patología fetal ambiental. Son aquellos factores a los que exponemos al feto, sobre todo, durante su desarrollo en los tres primeros meses de gestación: radiaciones, consumo de alcohol y tabaco o diversas enfermedades infecciosas. Entre estas enfermedades, las más propensas a crear deformaciones en nuestro bebé son la rubéola, la toxoplasmosis o la varicela.

En la actualidad existen suficientes y variados métodos para someternos a un cuidadoso examen a fin de conocer si esos riesgos son determinantes en la vida de nuestro bebé. También existe una medicina fetal que, de forma intrauterina, puede corregir muchos de los problemas que surgen durante la gestación. Lo mejor para todo ello es, como ya venimos diciendo en otras ocasiones, confiar en un buen profesional médico que va a ser el que nos lleve por el camino de la salud para nosotras y para nuestro bebé.

Vía | Hola
Imagen | Flickr – Daquella manera

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Casos especiales en los que acudir al consejo genético 22 febrero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *