18 abril 2009 Noticias, Recién Nacido, Salud

Augusto Sola

Como os adelantaba ayer, Augusto Sola, uno de los expertos mundiales en Neonatología, se encuentra en España enseñando a los pediatras españoles la importancia que tiene aprender a escuchar a los bebés que se encuentran en cuidados intensivos en los hospitales. De este modo, todas las actuaciones médicas redundarán en beneficio del niño.

En este contexto, el experto quiso recordar las grandes diferencias que existen entre los distintos países en lo que se refiere al cuidado de los recién nacidos. En España, por ejemplo, la tasa de mortalidad infantil es de las “mejores del mundo”, aseguró.

Esta baja incidencia en nuestro país es, a su juicio, gracias a que muchos de los problemas médicos que se pueden plantear en los bebés se resuelven antes de que enfermen los pacientes. Es decir durante los primeros 28 días de vida del pequeño, el tiempo de mayor riesgo de fallecimiento del recién nacido.

Sola, además de ser presidente de la Sociedad Iberoamericana de Neonatología, es director de Investigación Neonatal y de Asuntos Académicos del Midaltlantic Neonatology Associates del Memorial Hospital de Morristown, en Nueva Jersey, Estados Unidos. Sin embargo, su verdadera experiencia en el campo viene dada de sus circunstancias personales.

Hace 13 años, este especialista tuvo la desdicha de ser abuelo de tres bebés que nacieron con enfermedades muy graves. Ese fue, realmente, el motor que le ha llevado a convertirse en el más defensor del humanismo en el trato médico que reciben los bebés.

Para Augusto Sola humanizar no consiste en que la mujer pueda dar a luz en sus casas, “aunque el 80 por ciento podría hacerlo sin problemas”, dijo, sino en que en tratar a cada bebé como un bebé. No hay que generalizar ni aplicar las mismas terapias a casos similares, sino estudiar cada uno desde su individualidad.

Nos quedamos con su gran enseñanza: modificando algunas conductas médicas que pueden ser equivocadas y terminar en error, los pediatras deben aprender a escuchar a los bebés y a incluir a sus padres como parte del equipo que aborda el tratamiento del niño hospitalizado.

Vía | Efe
Más información | Augusto Sola MD.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *