25 agosto 2014 Embarazo

El embarazo durante el verano

Existe un mito que consideran que dar a luz durante el verano tienen ventajas. Estadísticamente en el año 2013 durante los meses de verano se registraron más nacimientos que en otras épocas del año.

Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, el profesor José María Lailla Vicens considera que fisiológicamente no existen diferencias entre las mujeres que tienen sus bebés en el verano o en otra época del año.

La única diferencia parece ser la comodidad de la madre. Las mujeres embarazadas pueden sentirse más incómodas cuando hace más calor, existen mayores desajustes hormonales, se cansan más fácilmente. Además, durante las vacaciones de verano, se encuentra menor cantidad de personal en algunos hospitales, lo que genera que las guardias tengan pobladas de pacientes. Pero no se debe alarmar sobre este tema ya que las diferencias son mínimas.

Si nos basamos en lo que sucede después del parto podemos decirte que las diferencias se vincularán con el cuidado del recién nacido y el estado emocional de la madre.

Es cierto que el buen tiempo tiende a mejorar el estado de ánimo de las personas, lo que ayudará a la madre en los primeros días tras el parto. Además los bebés podrán estar más frescos sin tener que abrigarlos en exceso, como sucede durante el invierno.

Los buenos días del verano nos permitirán estar más tiempo con el bebé en la calle, pudiendo pasear. En estos casos es necesario proteger su piel del sol ya que es extremadamente sensible. Otra de las ventajas de tener un bebé en el verano es que las familias podrán pasar más tiempo juntas, ya que el verano coincide con las vacaciones.

Vía | Bebés Facilisimo
Foto | Flickr – Jpbr

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 agosto 2014
  2. Nacer en verano: mayor peso, altura y retraso de la pubertad 10 mayo 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *