3 julio 2017 Embarazo

vitamina d embarazo

Una de las vitaminas fundamentales para que el embarazo marche debidamente y el bebé se desarrolle totalmente sano, es la vitamina D. Sin embargo, y según las pruebas y analíticas realizadas durante la gestación, la mayoría de mujeres embarazadas, presentan importantes deficiencias, lo que les lleva a tener que tomar suplementos alimenticios que contengan este nutriente.

La falta de vitamina D puede traer graves trastornos en el desarrollo del bebé. Muchos son los estudios que se han realizado alrededor de esta carencia asociándola con un mayor riesgo de padecer enfermedades tan graves como la esclerosis múltiple, problemas en la sangre o, incluso, mayores riesgos en la salud materna como la diabetes o preeclampsia. Ahora, un nuevo estudio llegado desde Murcia, ha comprobado que un nivel alto de vitamina D en el embarazo crea bebés con un peso y talla mayor.

La vitamina D también incide en la salud materna

Este estudio forma parte de una tesis doctoral creada por la doctora y bióloga Ana María Moreno Fuentes, del Hospital General Universitario Santa Lucía, de Cartagena, Murcia. Para llegar a estas conclusiones, la experta tomó como ejemplo a 215 embarazadas a las que se les fue controlando los niveles de vitamina D a lo largo de la gestación.

Estudios anteriores ya habían demostrado la importancia de mantener en orden los niveles de vitamina D, y la importancia que tiene sobre el bebés pero, también, sobre la madre, ya que ante su deficiencia es mucho más fácil que aparezcan enfermedades asociadas con el embarazo como la preeclampsia o diabetes. Sin embargo, esta investigación quería más allá, comprobando la incidencia que tenía sobre el desarrollo del bebé.

talla y peso del bebé

La vitamina D aumenta el peso y la talla del bebé

La 25-hidroxivitamina es el componente de la vitamina D que permite establecer la cantidad adecuada. Sin embargo, a nivel internacional, los expertos no se ponen de acuerdo en dictaminar cuál es el baremo ideal. Ya que unos niveles inadecuados, tanto en exceso como en carencia, pueden alterar el desarrollo del bebé y aumentar el riesgo de enfermedades para la madre.

Una vez establecido este nivel, según el propio criterio de los expertos, se comprobó que un 47,9 por ciento de las gestantes, presentaban, durante el primer trimestre, un déficit de vitamina D. En el tercer trimestre este nivel descendía considerablemente, llegando hasta el 28,9 por ciento. Como dato curioso, las etnias también aportaban un dato relevante ya que las mujeres árabes eran las que presentaban el nivel más bajo de vitamina D, seguidas de las caucásicas y las sudamericanas.

Esta investigación comprobó que los niveles elevados de vitamina D, a lo largo de todo el embarazo, conseguía aumentar la talla y el peso del bebé, llegando a aumentar en 12,95 gramos y 0,09 centímetros.

Vía | 20 minutos
Fotos | Ok diario y Reproducción asistida

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *