7 octubre 2011 Noticias, Recién Nacido, Salud

Bebés estresados desarrollan cerebros más pequeños

La Revista Annals of Neurology ha publicado esta semana un estudio sobre el estrés que padecen los prematuros en la UCI. En el estudio realizado a 44 bebés nacidos antes de la semana 30 de embarazo se pudo observar que debido al estrés que sufren pueden desarrollar cambios cerebrales.

Concretamente, relacionan un mayor estrés con una menor anchura del cerebro frontal y parietal. También encontraron que los cerebros de los bebés tenían alteraciones en la microestructura y en la conectividad funcional dentro de los lóbulos temporales. Esto contribuiría a una conducta motora anómala, y a una menor puntuación en las pruebas de reflejos.

El estrés puede estar producido por los continuos cambios de pañal, las luces, alarmas, ruidos fuertes, métodos invasores como la intubación o simplemente las voces humanas.Todas estas alteraciones llegan a perturbar al prematuro que utilizará su energía en hacer frente a los estímulos externos.Algunos signos de estrés que presentan los prematuros son:

  • Fruncir el ceño.
  • Apretar los labios.
  • Movimientos de torsión de brazos, piernas o tronco.
  • Arqueamiento o hiperextensión del tronco.
  • Frecuencias respiratorias y cardiacas variables.
  • Cambios de color.
  • Salivación exagerada.

En Estados Unidos el 60 por ciento de los niños nacidos antes de la semana 37 muestran dificultades sociales, problemas conductuales y emocionales. Afortunadamente, y gracias a todos estos estudios, las Unidades de Cuidados Intensivos para neonatos cada vez tienen más en cuenta las formas más beneficiosas de actuar con los recién nacidos. Hace poco ya hablamos en el blog de las mejoras que se implantaron en varios hospitales de España.

Vía | MedlinePlus
Foto | Flickr-Shoes on Wire
Más información | Revista Pediatría electrónica

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 octubre 2011
  2. Infecciones hospitalarias de los prematuros 14 octubre 2011
  3. Una novedosa incubadora 3 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *