15 noviembre 2014 Salud

Estrabismo en los bebés

Suele ser relativamente normal que los recién nacidos presenten algún tipo de problema ocular a lo largo de su desarrollo. Sus ojos, todavía no acostumbrados al nuevo medio, también tienen que habituarse y empezar a vivir con independencia acomodándose a este nuevo ambiente, por eso no es extraño que, al menos durante los primeros años de su desarrollo, se presente algún problemilla pasajero.

Según las estadísticas, de entre todos esos problemas oculares que se presentan en los bebés a lo largo de esos primeros años, es el estrabismo el que más casos presenta. De hecho, un 4 por ciento de los bebés lo padecen durante este periodo. Las técnicas para solucionarlo, dependiendo los casos, van desde las gafas hasta la cirugía.

El estrabismo se produce cuando los ejes de los ojos no se dirigen hacia el mismo objetivo. Esto es debido, en la mayoría de casos, a la falta de maduración de la visión de los ojos, y del resto de elementos que la componen. Esta maduración se produce a lo largo de los ocho primeros años de vida, siendo los cuatro primeros los fundamentales para que el proceso se realice con total normalidad.

Existen varios grados de estrabismo dependiendo de los elementos que participen en este proceso, de igual modo puede presentarse en un solo ojo, en ambos o ser de forma fija o alternante. Es importante que observemos con detenimiento la visión de nuestro niño y ver si la dirección de sus ojos es correcta, de hecho se trata de una de las pruebas obligatorias que le realiza el pediatra a lo largo de las revisiones en su crecimiento. En el caso que se presentara alguno de estos problemas oculares, tomará las medidas necesarias para corregirlo que puede ir desde colocarle unas gafas o un tratamiento quirúrgico con el fin de debilitar el músculo que impide la perfecta visión.

Vía | Diario Vasco
Foto | Baby Tuto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *