6 abril 2016 Salud

problemas auditivos

Son muchos los niños que nacen con algún problema de audición, bien sea por causas genéticas o por cualquier complicación que se haya presentado en su desarrollo o en el momento del parto. Hace unos días nos hacíamos eco de las declaraciones de la OMS que nos alertaba sobre la sordera infantil y su repercusión a lo largo del crecimiento de nuestro niño. Tal como nos anunciaba, el 60 por ciento de los casos pueden ser evitados con una detección temprana.

La mayoría de veces se detecta que el niño padece algún problema de audición cuando se inicia el periodo en el que se desarrolla el habla y presenta ciertas dificultades. Pero si observamos con atención, hasta llegar a esa edad, que puede rondar sobre los 12 meses, son muchos los gestos que nuestro pequeño nos regala y que nos pueden dar alguna pista sobre ello.

  • La mayoría de recién nacidos se sobresaltan y asustan ante un sonido fuerte y estridente.
  • Por regla general, un bebé de tres meses ya reconoce la voz de sus padre, por lo que al oírles hay un gesto de aprobación que lo confirma.
  • Es alrededor de los seis meses cuando los bebés reaccionan ante un sonido, es así como giran la cabeza de un lado a otro dependiendo de donde les llegue.
  • A partir de los 12 meses, más o menos, el bebé empieza a imitar sonidos, articulando sus primeras palabras que, a veces resultan inteligibles.

El que no se ajuste a los tiempos o no realice estas señales obligatoriamente, no significa que nuestro peque tenga problemas de audición, pero sí podríamos consultarlo con el pediatra para que sea él el que lo valore. Otras señales que te pueden alertar es: la dificultad para articular palabras, la falta de atención o la necesidad de tener que subir el volumen de nuestra voz para que reaccione.

Foto | Bebé Feliz

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *