6 julio 2012 Embarazo, Fertilidad

EsponjaCasi todas las mujeres conocen los métodos anticonceptivos que pueden utilizar para el control de natalidad. Hay algunos que tienen mayor duración y otros menos. Vamos a hablar de uno de estos últimos.

Conocidos son el diafragma, la píldora anticonceptiva o el DIU. Diferentes anticonceptivos que tienen un uso mensual, diario o inmediato. Uno de los métodos inmediatos es la esponja vaginal, la cual pasamos a explicar.

Su uso es muy simple y no necesita prescripción médica para adquirirlo en una farmacia. Es una esponja sintética y de tacto blando, impregnada de espermicida. Actúa como barrera, al igual que el diafragma, colocándose en el cuello del útero, siendo previamente humedecida con pomada.

Después de la relación sexual, se debe mantener durante 8 horas hasta su extracción. Al igual que es un método práctico y fácil, también tiene sus inconvenientes. Sus ventajas son que no requiere de ninguna dosis de hormonas ni interfiere tampoco en la relación sexual.

Así mismo, tiene sus pegas. No se puede colocar de cualquier manera o, no sólo será incómodo, sino que no servirá para nada. Debe ser retirado entre 6 y 8 horas después del acto sexual y se debe tener en cuenta que no es un método del todo seguro. Está comprobado que un 30 por ciento de las mujeres se quedan embarazadas, aún usando este método.

Una forma más de controlar la natalidad para las mujeres. Su facilidad puede chocar con su 70 por ciento de posibilidades de no quedar encinta. Un método muy válido para las mujeres que no tengan problema en quedarse embarazadas, aunque estén usando medidas para ello. El curioso mundo de los anticonceptivos.

Vía | esmas.com

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *