19 abril 2009 Consejos, Opinión, Salud

niño con flor

La curación de enfermedades por medio de las plantas se remonta al principio de la humanidad. De hecho todas tenemos una abuela, una vecina mayor o una anciana conocida que nos resuelve ciertas dolencias con pequeños productos caseros. Agua de canela para los cólicos, de apio para la diarrea o de hierbabuena para el dolor de estómago. A través de las generaciones se han ido manteniendo las propiedades curativas de las plantas a fin de ayudarnos a mantener una salud firme.

Pero a comienzos del siglo XX, un inglés llamado Edward Bach encontró que las flores, siendo la máxima expresión de las plantas, contienen en su esencia la curación de muchos males. Así surgieron lo que hoy conocemos como “Las flores de Bach” y que tanta ayuda ofrecen para los tratamientos de ciertas enfermedades. Debido a que son naturales, no contienen efectos secundarios y no interfieren en la medicación tradicional, por lo que resultan ideales para el tratamiento con niños, sobre todo si se trata de problemas emocionales.

Debemos acudir al terapeuta indicado ya que este tipo de tratamientos son individuales. Un niño estresado no tiene el mismo tratamiento que otro, ya que sus causas pueden ser totalmente distintas. Es en la combinación de las esencias florales donde se consigue la fórmula adecuada. Además, los profesionales nos indican que no sólo deben ser tomadas vía oral, también podemos poner algunas gotas en sus muñecas, después de una caída, en su almohada… o mezclarlas con la comida, con el agua… No debemos olvidar nunca que son inocuas y no reportan ningún tipo de perjuicio para la salud.

En niños y bebés son especialmente efectivas para trastornos del sueño, hiperactividad, pesadillas, miedos, berrinches, enuresis nocturna… También son muy eficaces para cuando nuestros pequeños se tienen que enfrentar a situaciones traumáticas como pueden ser: divorcio de los padres, alguna muerte cercana o separación de algún ser querido.

A nivel general, no debemos obviar que el estado anímico es muy importante a la hora de solucionar problemas graves de salud y las esencias florales nos ayudan a recuperar la armonía en nuestra vida emocional. Diremos como dijo Bach: “somos un alma que, para mantener el equilibrio, necesita usar los elementos de la naturaleza”.

Vía | ABC del bebé

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Homeopatía, la mejor medicina para el embarazo 6 julio 2009
  2. Flores de Bach, un remedio natural para el bebé 2 agosto 2010
  3. Homeopatía para los dientes de los niños 12 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *