9 agosto 2010 Embarazo, Nutrición

Engordar demasiado en el embarazo puede predisponer al bebé a ser un adulto obeso
Coger peso durante el embarazo es lo normal, pero no son nueve meses de carta blanca para engordar todo lo que queramos. Es importante mantener una dieta saludable y controlar los kilos para que no sean excesivos. No se trata sólo del cuerpo que le quedará a la madre tras el parto, sino de las consecuencias que puede tener para el bebé tanto los kilos de menos como los de más.

Cuando una madre engorda más de lo debido, su bebé tiene mayor riesgo de nacer grande, y de sufrir complicaciones como asma, alergias e incluso cáncer. En el extremo contrario, la madre que no se alimenta apropiadamente le pone en riesgo de sufrir diabetes y enfermedad cardíaca. Un nuevo estudio apunta a que los bebés nacidos de madres que engordaron de más, son más propensos a ser adultos obesos por los cambios sufridos en su organismo.

El doctor David Ludwig, del Hospital de Niños de Boston, y Janet Currie, economista de la Columbia University en Nueva York, valoraron los datos de los bebés nacidos en Michigan y Nueva Jersey entre 1989 y 2003 o lo que es lo mismo, 513.000 mujeres y un millón cien mil bebés. Las mujeres que engordaron más de 24 kilos tenían el doble de riesgo de tener un bebé con alto peso al nacer (unos 150 gramos de más), que las que engordaron 10 kilos.

Los investigadores consideran que la composición corporal del bebé al nacer puede predisponer a su salud futura. El peso excesivo puede generar cambios en órganos reguladores del metabolismo como el páncreas o el hipotálamo, predisponiéndolos a ser adultos obesos.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Arjan Almekinders

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *