27 abril 2017 Embarazo, Noticias

sonidos en el vientre materno

Son muchas las teorías que han circulado en torno a los sonidos que percibe el bebé cuando, todavía, está en el vientre materno. Escuchar música, de determinados compositores, aumenta su creatividad o su inteligencia; escuchar la voz de la madre les ayuda a crear vínculos más fuertes; o las conversaciones en determinado idioma aumenta su capacidad lingüística, son sólo algunas de esas afirmaciones que, de forma continuada, vienen a querer desvelar todos esos misterios que suceden durante la gestación.

Sin embargo un estudio reciente, realizado por investigadores científicos del Instituto Marquès, de Barcelona, han desmontado la teoría de que el bebé, que todavía está en el vientre materno, puede oír los sonidos del exterior, ni siquiera la voz de su madre. Solamente se ha podido comprobar que existe un estimulo si esos sonidos le llegan a través de la vía vaginal.

Sólo escuchan los sonidos por vía vaginal

El Instituto Marquès está especializado en ginecología, obstetricia y reproducción asistida, y lleva algunos años intentando comprobar si, tal y como se cree, los sonidos del exterior son capaces de traspasar el férreo muro del vientre materno para ser escuchados por el bebé. Sus investigaciones empezaron queriendo demostrar los efectos beneficiosos de la música durante el embarazo para acabar comprobando que ni la música, ni tampoco la voz de la madre eran audibles para el bebé en desarrollo.

Dando un paso más, los científicos han utilizado un método novedoso, que desarrollaron hace algunos años, y del que dimos puntual cuenta en nuestra sección de noticias. Se trata del Babypod, un pequeño dispositivo, parecido a un tampón, que va conectado a un reproductor de audio y que se introduce en la vagina emitiendo los sonidos directamente al bebé. Ahí es cuando se descubrió que, de esta forma, el bebé sí respondía a los sonidos que estaba escuchando.

musica en el vientre materno

Estímulos distintos si es voz humana o música

Según se pudo comprobar, a partir de este experimento, el bebé ya podía percibir los sonidos a partir de la semana 16 de gestación. La evidencia era especialmente clara ya que si se la grabación era de una voz humana, el bebé movía la boca. En cambio, si se trataba de música, movía la boca y la lengua a la vez, lo que hace pensar que el cerebro humano es capaz de diferenciar ambos sonidos desde el momento de su creación, procesándolos en distintas partes del cerebro.

Con respecto a la voz humana, el bebé no presentaba unos estímulos distintos si se trataba de la voz de su madre o la de cualquier otro ser humano, sin embargo sí se cree que poniéndole de forma continuada la voz materna, vía vaginal, el bebé, cuando nazca, podrá reconocerla de inmediato. Lo que no se ha podido comprobar todavía, si este estímulo le ayudará a un mejor desarrollo del lenguaje.

Lo que sí resulta especialmente relevante es el hecho de poder descubrir si el niño, ya en el vientre, presenta algún tipo de problema de audición. Con esta técnica, se podría descartar de inmediato la sordera. Otra ventaja es que con el movimiento que le produce el sonido, las ecografías podrían ser mucho más esclarecedoras a la hora de observar con detenimiento y nitidez cualquier parte del cuerpecito del bebé.

Vía | Antena 3
Fotos | Educacionan y Pequecosas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *