19 febrero 2016 Embarazo, Noticias

embarazo tardio ictus

Cada vez son más las mujeres que deciden ser madres a edades más avanzadas. Si bien este aumento en la edad gestacional no tiene que suponer un impedimento, ni incremento en el riesgo, es cierto que ciertas complicaciones van unidas a ello. La hipertensión o la diabetes, por ejemplo, pueden ser algunos de los problemas de salud que se incrementan cuando la mujer ya roza los 40 años en el embarazo.

Ahora, y tras un estudio realizado por la Asociación Americana del Ictus, en Pensylvania, y presentado en la Conferencia Internacional sobre el Ictus 2016, las mujeres que se enfrentan al embarazo a partir de los 40 años, tienen mayor riesgo de padecer, en el futuro, problemas de corazón, como un infarto, o sufrir un ictus.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores cotejaron los datos médicos de más de 72 mil mujeres de edades comprendidas entre los 50 y los 79 años. Durante 12 años se les hizo un seguimiento de su estado de salud, especialmente la relacionada con los ictus, los ataques al corazón o los fallecimientos por complicaciones cardiovasculares. De todas ellas, 3.300 tuvieron embarazos con 40 años o más. Estos datos se compararon con aquellas que habían sido madres en edad más temprana.

El resultado fue contundente: las madres más mayores tenían entre un 2,4 y 3,8 por ciento más de posibilidades de padecer isquemia cerebral (el tipo de ictus más habitual); entre el 0,5 y 1 por ciento más de hemorragia cerebral; del 2,5 al 3 por ciento de ataque al corazón; y del 2,3 al 3,9 por ciento de cualquier otra complicación en su salud cardiovascular.

Vía | Diario médico
Foto | Pixabay – Greyerbaby

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *