8 octubre 2015 Consejos, Embarazo, Parto

seguro privado embarazo

Si estás pensando en quedarte embarazada o si acabas de conocer la noticia, quizás estés pensando en contratar un seguro médico privado que te cubra todas las necesidades de los próximos meses, incluido el nacimiento de tu bebé. En nuestro país, uno de cada cuatro nacimientos es asistido por un seguro privado por lo que no resulta tan descabellado que pensemos en ello durante estos días.

Las ofertas que nos ofrecen las distintas compañías aseguradoras son muy variadas y dispares, por eso lo mejor es que, antes de contratar, tengamos claro qué es lo que necesitamos, lo que más nos preocupa y cuáles son los servicios que nos ofrecen. A continuación te dejo algunas claves para saber escoger el mejor.

  • Hay aseguradoras que establecen un plazo mínimo para que pueda cubrir el parto. Lo ideal es que, si acabas de conocer la noticia o estás pensando en ello, lo contrates ya, puesto que en algunos casos no cubren el momento del alumbramiento. La mayoría, como mínimo, necesitan de ocho o diez meses para que sea válido.
  • Los precios varían dependiendo de algunos factores: edad de la madre y la ciudad. Los precios oscilan entre los 53 y 76 euros al mes.
  • Para que el seguro sea totalmente efectivo es necesario que tenga una cobertura completa, por eso lo mejor es que leas bien la póliza y te asegures que te cubre: consultas con el especialista durante el embarazo; pruebas diagnósticas (azúcar, ecografías, analíticas…), incluso aquellas más delicadas como la amniocentesis, hay seguros que te la cobran aparte; asistencia en el parto en aquella clínica u hospital que tengáis concertado y la anestesia en el caso que se eligiera o necesitara; habitación y baño individual, con cama para el acompañante; y, por último, atención al recién nacido desde el momento del alumbramiento hasta que salgamos del hospital.
  • Hay seguros que te ofrecen otras prestaciones especiales como clases de preparación al parto, gimnasia pre y post natal, escuelas de padres durante el primer año del bebé o, incluso, conservación de las células madre del cordón umbilical.

Vía | Consumer
Foto | Pixabay – Zerocool

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *