30 octubre 2009 Consejos, Opinión, Padres y madres

pareja

Muchas veces sentirás que seguís queriendo mucho, es más, hasta que lo quieres mucho más, ya que además de ser tu pareja ahora es el padre de tu hijo, pero sentís que luego de dar a luz están discutiendo más. Eso es normal. Las mujeres pensamos que ante la nueva situación habrá muchos aspectos en lo que hay que reubicarse, y no podrán dedicarse tanto tiempo el uno al otro. Pero manteniendo la comunicación, todo se supera. No se quiere menos a un amigo por descubrir a otro nuevo, ni se ama más al primer hijo que al segundo. El amor hacia él aumentará porque descubrirá que tiene aún más cualidades que te enamoran.

Otro fantasma que puede aparecer es si sentirá celos del bebé
¡Pobrecito! Es para tener compasión de él. El día del casamiento no se viste de blanco… y ahora no tendrá el privilegio de llevar el bebé nueve meses en la panza. Ni tendrá la suerte de darle pecho. Quizás necesita que le hagas un poco más de caso. O, al menos, que lo hables con él para ayudarlo a encontrar su lugar en la nueva situación familiar.

Como mamá vas a estar 24 horas pendiente de su bebé y él va a entenderlo, pero hay que explicárselo. Contarle, por ejemplo en qué consiste el ‘triangulo de la lactancia’. Ese maravilloso grupo que forman los tres: el bebé y mamá compartiendo el pecho, y él apoyándolos. Decirle que se llama triangulo porque los tres miembros son igual de importantes.

Fuente | Para Ti Mamá

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 30 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *