21 diciembre 2016 Embarazo, Noticias

embarazo y cambios cerebrales

No es ninguna novedad que con el embarazo llegan a nuestra vida importantes cambios, no sólo en nuestra vida sino, también, en nuestro físico. La mujer que decide traer un hijo al mundo, sabe que está expuesta a que su cuerpo, a partir de ese momento, se convierta en un mágico recipiente en el que su estructura física deja de ser sólo suya para ser compartida con el futuro hijo. Pero ¿sabías que también el cerebro experimenta cambios que se quedan de por vida?

El embarazo reduce la materia gris pero, sin embargo, no se pierde la capacidad cognitiva, de memoria o el intelecto, ya que no se pierden neuronas. El cerebro, durante la gestación, se prepara para estructurar sus prioridades, que en esta ocasión son encabezadas por el cuidado y la protección hacia el hijo.

La intuición materna ya no es un misterio

Este interesante descubrimiento nos ha llegado gracias a una investigación realizada en el Instituto de Investigación Médica del Hospital del Mar y la Universidad Autónoma de Barcelona, en la que se han analizado a 25 mujeres durante 5 años, durante el embarazo y en los años siguientes. Así como a sus parejas, y otras mujeres que no habían estado embarazadas y hombres que tampoco habían sido padres.

La prueba consistía en un seguimiento a través de los resultados que ofrecían distintas resonancias magnéticas. Comprobando como a través de estas imágenes, se podría conocer si las mujeres habían estado embarazadas. Es como si su cerebro se preparara para la llegada del hijo, afirmando de este modo que lo de la intuición materna no es sólo un mito.

cambios cerebrales embarazo

El cerebro se prepara para la maternidad de por vida

Si bien nuestro cuerpo físico sufre importantes cambios durante el embarazo: aumento de peso, revolución hormonal, alteraciones en la presión arterial…, una vez hemos dado a luz, todo va volviendo a la normalidad, sólo en raras ocasiones se mantienen algunos cambios. Sin embargo, los cambios que se producen en nuestro cerebro ya son de por vida, es como si físicamente se preparara para estar alerta siempre ante el cuidado de los hijos.

Ahora sí se puede decir aquello de que la maternidad nos cambia la vida totalmente, ya que es un hecho probado y constatado por la ciencia de que nuestra forma de ver y entender el mundo cambia tras el embarazo.

Vía | Sinc
Fotos | Pixabay – Brusalvate y Pixabay – Grisguerra

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *