27 junio 2016 Embarazo, Lactancia

embarazada durmiendo

Si bien el embarazo no es una enfermedad, ni nada que se le parezca, es cierto que nuestro organismo va a hacer importantes cambios, no sólo físicos. Nuestra actividad no tiene que verse mermada ni limitada (a no ser que tengamos indicaciones claras de nuestro médico), aunque puede ser el momento ideal para adoptar nuevos hábitos, desterrando aquellos que pueden resultar nocivos, tanto para nosotras como para el bebé que viene en camino.

Pero estos cambios no sólo los nota nuestro cuerpo físico, también nuestra mente realiza un trabajo extra para ir adaptándose a lo que viene. Uno de esos cambios psicológicos tiene mucho que ver con el descanso, el sueño y la preparación para la lactancia, porque seguro que alguna vez te has preguntado el porqué durante el último trimestre, te resulta más difícil coger el sueño y te despiertas varias veces a lo largo de la noche.

¿Por qué me despierto varias veces a lo largo de la noche?

El sueño en los últimos meses del embarazo y ese extraño fenómeno de despertarse a lo largo de la noche ha sido uno de los temas centrales de la II edición de las Charlas de orientación para un mejor seguimiento del embarazo y cuidado del recién nacido, que organiza el Hospital Quirónsalud Sur.

La doctora Carmen Oteo Domínguez, ha disertado sobre los cambios que se producen en el cuerpo y mente de la embarazada y cómo nuestro organismo crea un sistema de adaptación para lo que nos va a ir viniendo una vez nazca nuestro bebé. De hecho, resulta relativamente habitual que las embarazadas se despierten ya que su cuerpo está preparándose para la lactancia.

Los cambios de sueño a lo largo del embarazo

Aunque no existe una regla común para todas las embarazadas, suele ser habitual que durante el primer trimestre, la embarazada se sienta más somnolienta que de costumbre. Sus cambios hormonales le hacen entrar en un estado de sopor y relajación que no había sentido hasta entonces.

Precisamente lo contrario que sucede cuando se va acercando el momento del parto. Además de los cambios de nuestro cuerpo, que se va adaptando para la lactancia, también existe un factor psicológico: miedo ante el inminente nacimiento, dudas, molestias, desazón ante la angustia de pasar por un trance desconocido…

Si bien estos cambios son totalmente normales, y la mayoría de ellos desaparecen con la llegada del bebé, la doctora nos aconseja que, con el fin de que sean lo más leves posibles, se tomen las medidas necesarias.

Vía | Telecinco
Foto | Pixabay – Pedroserapio

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *