22 septiembre 2015 Noticias, Otros

Elegir el sexo del bebé a debate en Australia

La selección del sexo del bebé durante la fecundación in vitro no solo es posible, es una práctica autorizada en España y otros países del mundo cuando existen motivos terapéuticos para ello. Esto es, cuando se trata de evitar una enfermedad hereditaria que afecta a solo uno de los sexos. Más excepcional es la posibilidad de elegir por motivos diferentes a los médicos, algo permitido en muy pocos lugares en el mundo.

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC, por sus siglas en inglés) considera que ha llegado el momento de poner sobre la mesa el debate sobre si debería mantenerse la normativa en este asunto o si por el contrario, debería permitirse la elección del sexo de sus hijos a los padres cuyos motivos no sean estrictamente terapéuticos. Es más, creen que antes o después esta discusión ha de plantearse en todo el mundo.

¿Es ético elegir el sexo del segundo hijo para tener la parejita?, ¿para ahorrar en ropa y otros gastos?, ¿por el capricho de los padres?, ¿por tener dos o tres hijos anteriores de un mismo sexo?. Esas son algunas de la preguntas que tratará de responder el NHMRC. La cuestión ha surgido entre otros motivos, al constatar que un significativo número de parejas viajan a países donde es libre la elección de sexo para poder tener el bebé deseado, lugares que no siempre pueden garantizar las medidas sanitarias, lo que pondría en riesgo a la madre y el bebé.

De momento hay opiniones a favor y en contra, unos creen que la necesidad existe puesto que hay quien está dispuesto a hacer muchos kilómetros por conseguir el hijo que desean. Otros temen que tras la elección de sexo venga la de otras características como el color de ojos, de pelo o el cociente intelectual. Para algunos elegir el sexo del futuro hijo es presuponer que tendrá unas cualidades que quizá no posea y, “castigar” al niño con unas expectativas que podría no poder o querer cumplir.

El tema es muy complicado y me ha llevado a pensar en China, si se abandonaban tantas niñas por la política del hijo único y porque preferían niño, ¿cuántas hubieran nacido de haber podido elegir?

Vía | Revista Genética Médica
Foto | Flickr-Frank Guido

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *