12 marzo 2017 Seguridad

Cómo elegir correctamente los chupetes

Los bebés encuentran en sus chupetes una manera de traquilizarse, de saciar su ansiedad. Es muy importante que en el momento de adquirirlos no pensemos sólo si son bonitos y coloridos sino que evaluemos distintos aspectos de su seguridad. Hoy te brindaremos algunas recomendaciones al respecto.

Si el chupete que se elije tiene algunos elementos decorativos o relieves siempre deberán ubicarse en la parte trasera de la cara de succión, quitarle todo tipo de etiquetas y elementos decorativos que sean adhesivos.

No elegir los modelos que tengan piezas o partículas sueltas para generar un efecto sonajero, estas partículas pueden llegar a soltarse y el bebé podrá ingerirlas o atragantarse accidentalmente. Los mejores chupetes son los que tienen un diseño totalmente liso, sin puntas, ni salientes, ni bordes cortantes. Tampoco debe tener partes separables.

Después de uno o dos meses como máximo será necesario reemplazar el chupete, así nos estaremos garantizando su seguridad y su higiene.

En la parte hueca de la tetina verificar que no existan sustancias gaseosas, líquidas o sólidas. Además, verificar que el disco externo tenga por lo menos dos orificios que servirán para una correcta ventilación, estos agujeros deberán estar simétricos.

Comprarlos siempre en envases cerrados para garantizar las condiciones de limpieza. Su envase tendrá que tener las instrucciones para su limpieza, almacenamiento y correcto uso. Ten en cuenta que un uso inadecuado de los chupetes podrían generar daños en la salud de los bebés.

Las instrucciones de uso tendrán que ser bien claras, con letra legible, deberán que estar redactadas en idioma oficial, con frases cortas, de uso cotidiano. Es importante que la marca del producto esté visible, lo mismo que la dirección del distribuidor o fabricante, así si existe un problema será fácil una comunicación.

En el uso cotidiano no deberemos sujetar el chupete con cuerdas ni cintas, el bebé podrá enroscarse y estrangularse con ellas. Antes de cada uso el chupete deberá estar limpio, se tendrá que inspeccionar con cuidado su estado, especialmente si los pequeños ya tienen dientes que podrían generar un desgaste. Antes la duda o la presencia de los primeros síntomas de deterioro será necesario desechar el chupete.

Los chupetes no tienen que se expuesto a fuentes de calor ni a la luz directa del sol, tampoco deberán estar en contacto con desinfectantes o solución esterilizante un tiempo mayor al que aconsejan los fabricantes ya que estas sustancias podría dañar la tetina.

Antes de usar el chupete tendrá que ser sumergido en agua hervida por unos 5 minutos, dejarlo enfriar muy bien y extra del chupete el agua retenida que podría tener. También será necesario limpiar el chupete antes y después de cada uso, no hacerlo poniéndoselo en la boca de la mamá o del papá, esto no solo que no es higiénico, sino que es una manera de pasar las bacterias de los adultos al pequeño.

Después de uno o dos meses como máximo será necesario reemplazar el chupete, así nos estaremos garantizando su seguridad y su higiene.

Vía | Seguridad de productos
Foto | Pixabay – Weinstock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *