21 marzo 2009 Consejos, Educación, Juegos y juguetes

Los colores en los juguetes

Seguro que ninguna de nosotras nos habíamos planteado comprar un determinado juguete eligiendo sólo su color. Pues bien, es algo que, seguramente, tendremos que ir planteándonos si queremos ayudar a nuestro bebé o, a nosotras mismas, en la tarea de aprendizaje, rutina o comportamiento de nuestra criatura.

Los juguetes constituyen una fuente de entretenimiento, diversión y estimulación para los niños. A través de ellos desarrollan sus capacidades físicas, psíquicas, afectivas y sociales. Así por ejemplo, para su más temprana edad se aconsejan los muñecos u ositos para estimular su afectividad. Pero si lo que queremos es ampliar o incentivar su capacidad motriz, lo mejor es una pelota, una bici o un juego de construcciones. Pero no sólo el tipo de juguete es importante, también los colores pueden causar diversos efectos en nuestros hijos.

Según el pediatra Jordi Mateu, especialista en prevenir accidentes infantiles, los colores son muy significativos en el comportamiento y temperamento de los más pequeños. Así por ejemplo tenemos que los de color rojo generan dinamismo e incitan al movimiento, por eso se recomiendan para niños tranquilos o que necesitan de actividad. En el lado contrario estaría el azul que, precisamente, favorece a la relajación y ayuda a dormir, por lo tanto es el ideal para niños excesivamente activos e irritables.

Los amarillos ayudan a la concentración por lo que favorecen al desarrollo de la inteligencia. Los naranjas, por su parte, significan alegría y fomentan la actividad. Por lo tanto, los primeros serían adecuados para aquellos niños que tienen dificultades en la concentración, mientras que los segundos para esos otros que andan pasando algún periodo de tristeza. Finalmente el color blanco es el que promueve el descanso y la relajación.

Vía | Mujer Terra

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *