20 enero 2013 Consejos, Salud

El bebé y las lombrices intestinales
Las lombrices intestinales son pequeños parásitos que se instalan en el intestino, cuando la hembra ya es adulta viaja hasta el ano para depositar allí sus huevos. A partir de entonces empieza ya una cadena de contagio que, posiblemente, empezará por la propia familia para extenderse por todo su entorno. Es importante que estemos atentos a las reacciones de nuestro bebé y observar con detenimiento sus deposiciones.

Pero ¿por qué se producen? Lo más inmediato es por contagio de otros bebés, si fuera a la guardería, también puede encontrarlas en el parque o en las frutas y verduras sin lavar y que se comen crudas. Por ello es importantísimo extremar la higiene. No debemos olvidar que para los niños llevarse la mano a la boca es algo habitual, y por ahí es por donde empieza el contagio.

Cuando tu bebé ha sido contagiado notarás como se encuentra más nervioso, le es casi imposible dormir relajado y se rascará continuamente. Esto es debido a la ondulación que realizan estos bichitos y que le producen una gran desazón. Incluso, en algunos casos, pueden presentar algo de fiebre ya que el cuerpo intenta reaccionar ante el invasor. Para asegurarte, observa con paciencia por la noche el culete de tu bebé y lo verás asomar.

Lo primero que debemos hacer es no tocarlos, ya que esto llevaría a más contagios. Lava bien la zona con agua y jabón, y lo llevas al pediatra para que lo diagnostique convenientemente. Allí le harán el test de Graham, que consiste en sacarle unas muestras de los huevos adheridos en el ano mediante una cinta adhesiva para, posteriormente, analizarlos en el laboratorio y confirmar de que tipo de parásito se trata. Le pondrá una medicación mientras, nosotros, extremamos al máximo la higiene tanto en el niño como en el hogar: cambio constante de ropa de cama, lavas escrupulosamente las verduras y frutas, utilizar pañales y toallitas desechables, lavar su ropa con agua muy caliente y separada de la del resto de la familia y lavar el ano del niño constantemente, sobre todo después de defecar.

Vía | Yahoo respuestas
Foto | Bebés mundo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *