6 febrero 2009 Noticias, Salud

Niño Jeringa
Está claro que no es lo mismo tratar a un niño que a un adulto, porque los organismos son completamente diferentes y la población infantil requiere fármacos específicos. Sin embargo, estamos hablando de investigaciones más dirigidas y exigentes, algunas con más riesgos y como consecuencia más caras y menos rentables para los laboratorios.

Según han admitido los representantes de la Red de Excelencia Europea TEDDY, reunidos la semana pasada en Madrid, sólo el 50 por ciento de los fármacos pediátricos se ensayan en niños, antes de comercializarse.

Ahondando en este aspecto, los expertos de la Red TEDDY (proyecto europeo para el cumplimiento de las normas éticas y el estudio y desarrollo de fármacos en niños), han llamado la atención sobre la existencia de muchos medicamentos sin formulación pediátrica. Esto favorece una administración inadecuada del fármaco que puede interferir en la absorción del mismo.

Europa aprobó hace un par de años un reglamento por el que se obliga a los laboratorios que soliciten la aprobación de nuevas medicinas, a presentar estudios sobre la garantía de éstos en uso para niños. Habrá que esperar a ver si se cumple.

En España, el incremento de estudios ha sido bastante tímido aunque al menos ha subido. Según el Ministerio de Sanidad, tras la aprobación de la norma europea, los ensayos en población infantil han pasando de un 7,5 por ciento del total en 2007 a un 10 por ciento el pasado año.

La labor de investigación de las compañías farmacéuticas es encomiable, aunque ellos nunca han sabido decirlo y se han escondido en su oscurantismo. Hecha esta apreciación, es cierto que los niños son sus grandes olvidados porque no les compensa.

Valga como ejemplo que la tuberculosis es de las enfermedades más antiguas del mundo y aún no se ha estudiado cómo tratarla en niños. La esperanza para que la esta situación cambie pasa, entre otras cosas, por el avance de la genómica.

Vía | Público, Gaceta Médica
Más información | Comunidad de Madrid

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios
  • lagatitalely

    Los medicamentos nunca se suele probar en sus destinatarios, para eso están los animales. Para que a ellos se les hagan todo tipo de pruebas innecesarias y terroríficas que no son extrapolables a humanos. Por ejemplo, la penicilina mataba a los animales en los que se probó, en cambio en humanos ha salvado muchas vidas. Espero que tengáis suerte con el blog. Saludos.

  • Mónica M. Bernardo

    Hola Lagatitately. Lo primero gracias por tu comentario, siempre es enriquecedor. Es cierto que los medicamentos se prueban primero en animales, pero existe una última fase de los estudios clínicos destinada a las pruebas en humanos. Si no sería muy peligroso su uso entre la población.

    Lo que trataba de reflejar en el post es que los medicamentos pediátricos, además deberían probarse en niños antes de comercializarse, y eso es lo que no se hace con el consiguiente riesgo para la salud de los menores. Gracias de nuevo.

  • almudena

    yo creo que Mónica tiene razón, ya que el paso de las pruebas en animales a personas debería de hacerse gradualmente para probar las contraindicaciones y posibles problemas. Sino, pues pueden darse casos tan desagradables como los del Vacuna del Papiloma Humano.

Enlaces y trackbacks

  1. El botiquín con niños en casa 24 febrero 2009
  2. El Reino Unido veta el uso de medicamentos para la tos en niños 18 marzo 2009
  3. España probará en 400 niños la vacuna pediátrica de la gripe A 9 septiembre 2009
  4. España probará en 400 niños la vacuna pediátrica de la gripe A 9 septiembre 2009
  5. La Unión Europea quiere que los medicamentos pediátricos se prueben en niños 11 mayo 2010
  6. Homeopatía pediátrica una solución cuando no hay nada 22 julio 2010
  7. Se probará en España un fármaco para bebés con cardiopatías 12 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *