3 marzo 2009 Embarazo, Salud

Ejercicio Embarazada
Que realizar ejercicio es bueno está fuera de toda duda. Realizarlo durante los nueve meses de gestación también sabemos que es favorable para la futura mamá. Pero lo que ahora apuntan los expertos es que este ejercicio puede reportarle también beneficios cardiovasculares al futuro bebé. Y… preparar a la mujer para el momento del parto.

Así se pone de manifiesto en las conclusiones de un estudio que ha demostrado que los futuros bebés de las mujeres embarazadas que realizaron ejercicio presentaban un ritmo cardíaco más lento. Y, por lo tanto, menos proclive a patologías coronarias. El ejercicio materno sería la intervención más temprana, y posiblemente la mejor, que podría realizarse para fortalecer el corazón de los niños, declaró la coautora del estudio, la doctora Linda E. May.

Sin embargo, las pulsaciones cardíacas de los fetos que no fueron expuestos al ejercicio eran más altas, independientemente de la actividad fetal o edad gestacional. Hablamos del estudio ‘Effects of Maternal Exercise on the Fetal Heart‘ presentado en la reunión anual del Experimental Biology 2008, celebrada en San Diego. Se realizó sobre 10 mujeres a las que se monitorizó y se grabaron todos los movimientos fetales, incluida la respiración del feto.

La observación se llevó a cabo desde la semana 24 del embarazo hasta el final de la gestación. Cinco de ellas realizaron ejercicio aeróbico de intensidad moderada, durante 30 minutos, tres veces por semana. Asimismo, la otra mitad de la muestra llevó una vida más sedentaria.

En palabras la doctora May, del departamento de Anatomía de la Universidad de Medicina y Biociencias de Kansas City: “Los resultados del estudio piloto señalan un gran beneficio potencial del ejercicio materno sobre la regulación cardíaca del sistema nervioso autonómico del feto.

Este sistema es el encargado de controlar las actividades involuntarias del cuerpo, entre las que se encuentran el pulso cardíaco, la presión sanguínea, la respiración y las funciones de los órganos internos. Por tanto, siempre que no exista algún problema médico o complicación por el que la embarazada no pueda hacer ejercicio, los expertos animan a las embarazadas a realizar ejercicios moderados.

Además de estos beneficios para el bebé, la madre puede aliviar los problemas de espalda, mejorar su postura, fortalecer y tonificar los músculos, proteger las articulaciones y acelerar el movimiento intestinal.

Vía | En el Embarazo
Más información | Universidad de Kansas City. “Effects of Maternal Exercise on the Fetal Heart”.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *