17 junio 2017 Embarazo

Evitar el exceso sería lo más sano

Todos sabemos que el café es una de las bebidas más populares que se consumen a diario, por su alto contenido en cafeína es un gran estimulante. El alto consumo nos lleva a preguntarnos si será aconsejable en el embarazo. En muchos casos podría ser conveniente reducir la ingesta diaria de las bebidas preferidas y las golosinas que tengan un alto contenido en cafeína.

Los expertos en la materia consideran que la cafeína ayuda a incrementar la presión de sangre y el ritmo cardíaco, ambos efectos que se deberían evitar en el embarazo, además, la cafeína tiende a aumentar la frecuencia de la urinación generando que bajen los niveles de los fluidos corporales generando deshidratación.

Es normal que las mujeres embarazadas continúen consumiendo cafeína, sin conocer los efectos negativos. Si bien tenemos la tendencia a pensar que la cafeína únicamente está presente en el café esto no es así, también la encontramos en los distintos refrescos cola, en otras infusiones, tés, mates, en algunos medicamentos, golosinas y chocolates.

Los expertos en la materia consideran que la cafeína ayuda a incrementar la presión de sangre y el ritmo cardíaco

Muchas mujeres que están esperando un bebé la consumen con el objetivo de evitar la somnolencia y la fatiga tan normal en los primeros meses de gestación. Existen diferentes investigaciones que demuestran que el alto consumo de cafeína incrementará al doble la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo, un parto prematuro o un atraso en el desarrollo intrauterino del bebé. Por esa razón estamos en condiciones de afirmar que la cafeína no está recomendada para las mujeres que están embarazadas.

Los médicos que aseguran lo negativo de consumir cafeína en el embarazo consideran que el organismo de una persona lleva de cuatro a seis horas en eliminar los efectos de la cafeína, por eso el organismo de una mujer embarazada tarda unas 18 horas para hacer lo mismo, incrementando el estado de alerta.

Con esto queremos decir que el organismo llega a retener la cafeína más tiempo que en otras personas, además estimula la liberación de ácido estomacal generando molestias. Otros trabajos científicos permitieron demostrar que la cafeína puede cruzar fácilmente la barrera placentaria e influenciar el el desarrollo y el crecimiento de las células del bebé, provocando alteraciones en el oxígeno, en el flujo de sangre y pudiendo provocar que el pequeño nazca con alguna anormalidad.

Pero el objetivo de este artículo no es alarmar ni preocupar a las mujeres. Si una embarazada ha tomado una o dos tazas de café a diario no quiere significar que su bebé tendrá problemas, no tenemos que exagerar sobre ello, ni tampoco que no se podrá desarrollar correctamente. Una mujer embarazada podrá consumir unos 300 mg al día, equivalente a cuatro tazas o podrá tomar hasta seis tazas de té. Pero si se consume más de estas cantidades sería aconsejable consultar con el médico para saber su opinión

Vía | American Pregnancy
Foto | Pixabay – Elias Falla

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *