21 enero 2012 Consejos, Lactancia, Nutrición

Las necesidades energéticas de la madre son muy elevadas

La lactancia es un período de la vida de las mujeres inolvidable donde darle de comer a tu hijo con tu propio cuerpo se convierte en un momento irreemplazable en el que madre e hijo crean su primer vínculo. Aunque sólo se pueda disfrutar de dar el pecho poco tiempo, no hay que descuidar la alimentación puesto que en este momento las necesidades energéticas son elevadas. Debido al esfuerzo metabólico que realiza el organismo para producir leche, se necesitan 500 calorías extra cada día.

Seguro que ya sabes que dar el pecho ayuda a que nuestro cuerpo vuelva a su estado normal. Ayuda a que el útero recupere su tamaño rápidamente y también ayuda a perder peso debido a la quema de calorías. Durante la lactancia no deberías preocuparte en exceso por los kilos de más. No ha de iniciarse una dieta inferior a 1.500 calorías en ningún caso puesto que podría llevar a la madre a un problema de desnutrición o de baja producción de leche.

Por las nuevas necesidades de tu cuerpo es aconsejable que incluyas estos alimentos diariamente en tu menú:

  • Proteínas: Carnes poco grasas, aves, pescado blanco y azul, huevos, leche y otros derivados.
  • Vitaminas A, D, E, C, B1, B2, y Ácido Fólico: Verduras y frutas. Es recomendable prescindir de las que puedan aportar sabores fuertes a la leche como son los rábanos, espárragos, coliflor o cebolla.
  • Calcio: Indispensable para la producción de leche. Es mejor tomar leche desnatada, queso fresco, cuajada.
  • Líquidos: La leche materna se compone de un 85-30 por ciento de agua.

Vía | En Buenas Manos
Foto | Flickr-Raphael Goetter

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 enero 2012
  2. Más asma cuanto más grandes son 24 enero 2012
  3. Nuevo motivo para incentivar la lactancia 31 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *