11 septiembre 2009 Consejos, Desarrollo, Juegos y juguetes, Padres y madres

chupete

¿Es malo que use chupete?
Durante las primeras semanas de vida, es mejor evitar el uso de chupetes (y mamaderas o biberones) porque pueden interferir en la lactancia materna
. Si el bebé se acostumbra en un primer momento a chupar una tetina de goma, después puede rechazar el pecho. Una vez que el pequeño se ha convertido en un experto lactante, no hay inconveniente en que lo utilice lo tranquilizará y consolará en momentos malos, por ejemplo, cuando esté cansado, mamá no esté o le duélale pinchazo de la vacuna.

Y no hay que preocuparse antes de tiempo por posibles daños en su dentadura. El riesgo de deformaciones aparece cuando el hábito se prolonga más allá de los dos o tres años.

¿Le hace falta juguetes?
Al principio, el bebé sólo nos necesita a nosotros. A medida que vaya creciendo requerirá tener a su alcance a su alcance objetos que le sirvan para conocer mejor comeos el mundo en el que viven
. Pero no hace falta comprarle muchos juguetes. Un vistoso móvil para colgar sobre su cuna, un sonajero de los de toda la vida que pueda agarrar y agitar y una caja con unos cuantos juguetes de texturas y formas distintas que manipular y chupar a sus anchas (cubos, formas apilables, muñecos irrompibles) son suficientes para los primeros meses.

Es importante que todos los juguetes sean seguros: deben ser aptos para su edad estar homologados (llevar el distintivo correspondiente) y estar en buen estado (cuidado sin son heredados).

¿Cuándo puede dar su primer paseo?
El recién nacido puede salir a la calle desde el día que recibe el alta de la maternidad
. El paseo diario es una buena costumbre, siempre que el clima lo permita. Si llueve, hay mucho viento o hace frío o calor intenso es preferible no sacarlo de casa (salvo que sea imprescindible, por ejemplo, a una de las revisaciones médicas). Los primeros paseos son una novedad para los padres. Les encanta caminar por la calle ‘presumiendo’ de su bebé. Si es un recién nacido, le debemos cubrir su cabecita, tanto en invierno como en verano. Tampoco olvidemos llevar una mantita extra por si refresca, vigilar que el sol no le dé directamente y tratar de pasear por zonas tranquilas, como plazas y calles con poco tráfico y poca contaminación. Por descontado, no hay que entrar con el bebé en locales muy concurridos o llenos de humo.

Fuente | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 11 septiembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *