13 noviembre 2017 Embarazo

Una molestia comun en el embarazo

Un tercer artículo en el que hablaremos acerca de los dolores de espalda que pueden sufrir las mujeres embarazadas. Aprovechamos la oportunidad para invitarte a leer el artículo anterior en el que hemos tocado el meta.

En esta oportunidad comenzaremos por hablar del dolor de la columna lumbar. Este dolor tiene lugar en la zona de las vértebras lumbares, la parte inferior de la espalda, un poco más arriba que el dolor pélvico posterior. Seguramente este tipo de dolor ya lo sentiste antes del embarazo. Es una molestia en la cintura o un poco más arriba.

En algunos casos las molestias llegan hasta las piernas. Cuando se está mucho tiempo sentada o de pie o cuando se levantan objetos muy pesados el dolor empeora provocando que se vuelvas mucho más intensa al finalizar el día.

Si este dolor que se presenta en la parte baja de la espalda se irradia a las nalgas y a los muslo se puede confundir con el dolor del ciático.

Si este dolor que se presenta en la parte baja de la espalda se irradia a las nalgas y a los muslo se puede confundir con el dolor del ciático, otro problema bastante común El verdadero dolor del ciático se genera como consecuencia de una hernia o de una inflamación de un disco en la parte inferior de la columna vertebral, afectando a solo el uno por ciento de las mujeres embarazadas.

En los casos del dolor ciático el dolor de la pierna será mucho más intenso que el de la espalda, incluso el dolor se sentirá debajo de la rodilla. Si la ciática es muy fuerte se puede llegar a tener cosquilleo o sensación de adormecimiento en la ingle o en la región genital. Lo importante es que si tienes la idea de que puede ser ciática se tendrá que consultar con el médico, especialmente si se ha perdido a sensibilidad o se tiene debilidad en una o ambas piernas.

Existen algunas mujeres que estarán más predispuestas a tener dolores de espalda, entre ellas encontramos a las que ya sufrieron el dolor antes del embarazo o en un embarazo anterior, también las mujeres que llevan un estilo de vida sedentario o se es poco ágil.

Las mujeres embarazadas de gemelos o de mellizos tienen más probabilidades de sufrir de dolor de espalda.

Qué hacer frente al dolor de espalda

Si se sufre de dolores de espalda lo recomendables es no pasar mucho tiempo en la cama, después de un tiempo el estar acostada generará que el dolor se agrave en lugar de aliviarlo. Quizás sería más recomendable moverse y hacer ejercicio.

Siempre se deberá consultar con el médico antes de comenzar con una actividad física, el profesional será el encargado de dar el visto bueno o limitar la actividad. Puedes consultar la posibilidad de realizar un tratamiento en el que se busque fortalecer los músculos que dan apoyo a la espalda y piernas.

Los ejercicios de estiramiento podrían incrementar la flexibilidad de los músculos de las espalda y de las piernas. Lo importante en este caso es hacerlo lentamente, si se hacen demasiado rápido se podrían distender las articulaciones.

Gracias al yoga prenatal se podría mantener la flexibilidad además de mejorar el equilibrio. Otro buen ejercicio es la natación, en la etapa del embarazo fortalecerá los músculos del abdomen y de la espalda.

Vía | Clinica las condes
Foto | Pixabay – Hellen lourdes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *