5 enero 2012 Embarazo, Nutrición, Salud

molestias y dieta embarazo 2

Ya hemos visto como a distintos embarazos, distintas molestias. El consejo que para unas puede venir estupendamente, para otras puede resultarle una dificultad, así que lo mejor es consultar en todo momento a nuestro ginecólogo para que nos indique como aliviar esas pequeñas molestias que van apareciendo, especialmente, durante el último trimestre.

A fin de guía, aquí te dejamos algunos consejos para cambiar tu alimentación en el caso de padecer algunos de estos desarreglos.

Si estás baja de peso lo mejor es que aumentes la ingesta de pescado. Según unas últimas investigaciones, comer pescado de forma habitual durante el embarazo, reduce el riesgo de que nuestro niño nazca con falta de peso. Eso sí, mucho mejor pescado blanco y evitando el atún y el pez espada (que pueden contener altas dosis de mercurio). A la hora de cocinar puedes enriquecer tus guisos con alimentos más calóricos: queso rallado, un huevo o leche entera.

Si, por el contrario, has aumentado de peso en demasía, come poco y a menudo para evitar llegar a la comida con voracidad. Un buen truco es tomar dos vasos de agua media hora antes de las comidas, esto te calmará el hambre, dándote sensación de saciedad. Cocina sin grasa y mucho mejor al vapor o asado. Mastica despacio y con calma.

Pero si tu problema es la retención de líquidos, la clave está en la sal. Si bien no podemos eliminarla, intentarás reducirla al máximo, para ello podemos sustituirla o complementarla con hierbas aromáticas, limón, ajo o cebolla. Y no olvidarse de hidratarse perfectamente.

Vía | Crecer Feliz
Foto | Nutrición materna

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *