29 noviembre 2011 Embarazo, Noticias, Salud

Un episodio de calor se asocia con reducción de un día de embarazo

Siempre se ha dicho que los niños y los ancianos tienen que tener cuidado con los días de temperaturas altas. Ahora resulta que las embarazadas también tendrán que preocuparse de no salir mucho de casa los días sofocantes si no quieren que se les adelante un poquito el parto. Por lo menos esto es lo que se supone después de conocer los datos de un estudio publicado en la revista “Environmental Health Perspectives”.

El estudio ha sido realizado por investigadores del Centro de Investigación Epidemiológica y Ambiental de Barcelona. Los autores aseguran que las temperaturas elevadas pueden provocar una disminución en la duración de los embarazos. Tanto es así que incluso afirman que una jornada de calor excesivo puede adelantar el parto en un día. Para realizar el estudio se utilizaron datos nacionales sobre el calor y la temperatura diaria para el período de 1983 hasta 2006. Se recogieron datos de 7585 nacimientos y de este modo pudieron cuantificar el cambio en la duración del embarazo después de la exposición materna al calor extremo.

Estudios anteriores ya habían estudiado los efectos de las condiciones ambientales extremas de calor sobre las embarazadas. Así pudieron relacionar el calor padecido por la madre con las contracciones uterinas, el aumento de la secreción de las hormonas relacionadas con el parto y con el aumento de los niveles de proteína de choque térmico relacionado con el parto prematuro. Los autores del estudio creen que se tendrán que realizar más pruebas para confirmar estos resultados y sostienen que los estudios futuros deben considerar estos factores para informar de las intervenciones de salud pública adecuadas al respecto.

Lo que no nos aclaran estos investigadores es si es igual una madre que otra. Quiero decir, si el calor extremo tuviese el mismo efecto en una mujer de España que en una embarazada de África, allí se adelantarían todos los partos, ¿no?. Supongo que el exceso de calor se medirá según a lo que esté acostumbrada la madre. Por otro lado, ya me veo a más de una futura mamá tomando el sol en la terraza a ver si así el bebé se decide a salir. En fin, un estudio curioso que me ha hecho divagar más de lo normal.

Vía | La Razón
Foto | Morguefile-Cohdra

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *