17 noviembre 2017 Embarazo, Salud

Diabetes gestacional

A lo largo de la gestación, una de las pruebas fundamentales para certificar que todo va perfectamente es la prueba de la glucosa. Aunque aunque no tengamos antecedentes de diabetes, no suele ser demasiado difícil que, durante este periodo, aparezca un cierto descontrol. Para evitar males mayores, es importante que tengamos bien controlados los niveles de azúcar.

El sobrepeso o la obesidad antes del embarazo, ser fumadora o padecer tensión alta, son algunos de los riesgos que conlleva la proliferación de la diabetes gestacional. En algunos casos suele desaparecer tras el nacimiento del bebé, sin embargo, desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición nos alertan que, según los últimos datos, aquellas mujeres a las que se les ha diagnosticado diabetes gestacional tienen mucho más riesgo de padecer Diabetes Tipo 2 tras el parto.

Alarmante aumento de la diabetes gestacional

Según esta organización, la diabetes gestacional no recibe los cuidados y atención que merece dentro de la salud materna e infantil. Debido a los malos hábitos alimenticios o a la proliferación del sobrepeso y la obesidad, entre la población femenina, los casos de diabetes durante el embarazo han proliferado de forma alarmante, haciendo que, al mismo tiempo, también hayan aumentado los casos de diabetes que permanecen más allá del parto, consiguiendo elevarse el número de enfermas crónicas.

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, este año se ha tomado como lema “Mujeres y diabetes: nuestro derecho a un futuro sano”. Según los datos que manejan las autoridades sanitarias, la mayoría de mujeres son diagnosticadas de diabetes, por primera vez, durante la gestación. De hecho, uno de cada siete nacimientos se ve afectado por esta enfermedad, convirtiéndose en una amenaza para la salud de la madre pero, también, para la del bebé.

embarazada comiendo fruta y verdura

Siete veces más probabilidades de seguir con la enfermedad

Comparando los últimos resultados, se ha visto que las mujeres que han sufrido diabetes gestacional tienen siete veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 tras el nacimiento de sus bebés, que aquellas otras cuyos niveles de glucosa eran normales.

Pero ¿cómo controlar los niveles de azúcar durante el embarazo para que no aparezca la diabetes gestacional? La mayoría de mujeres lo hacen a través de la alimentación. Aferrarse a la dieta mediterránea en la que uno de los nutrientes principales sea el aceite de oliva, aumentar el consumo de vegetales y frutas, los cereales integrales y los frutos secos, suelen ser mucho más efectivos de lo que a simple vista pueda parecer. De hecho se habla de un 30 por ciento menos de casos de diabetes modificando los malos hábitos en la alimentación.

Página Oficial | Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición
Fotos | El Heraldo y Madres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *