3 noviembre 2011 Noticias, Opinión

Pasó las pruebas psicológicas para poder inseminarse con 50 años

Nuevamente nos encontramos con un caso polémico relacionado con la inseminación artificial y la custodia de un bebé. ¿Qué tienen que ver estos dos términos? Pues la respuesta es un caso que se ha producido en Barcelona. Los servicios sociales de Cataluña le retiraron la custodia de su hijo a una mujer que consiguió quedarse embarazada con un tratamiento de fertilidad.

La mujer acudió al centro médico Teknon con el objetivo de someterse a tratamientos de inseminación y lograr un embarazo que se presupone sería muy añorado. La mujer se sometió a los estudios físicos y psicológicos que deben pasarse para que pueda notificarse la buena salud física y mental de la paciente para llevar a cabo el tratamiento. Los resultados de las pruebas fueron favorables.

Dicha mujer se sometió tres veces a la recepción de óvulos y finalmente consiguió el embarazo a la edad de 50 años. A los siete días de dar a luz mediante cesárea, los trabajadores del centro notaron algo raro en el comportamiento de la madre que podría ser peligroso para la salud del bebé y se lo hicieron saber a los servicios sociales. Desde entonces el bebé y su madre están separados. La madre se pregunta cómo pudieron ser favorables las pruebas psicológicas para inseminarse y que ahora le quiten a su hijo alegando que no estaba cuerda cuando nació el bebé.

La verdad es que se trata de un caso complicado. La madre alega que sólo padecía los trastornos propios del postparto y que nunca le haría daño al niño. Sin embargo, los comportamientos peligrosos para la integridad del bebé a los que se refieren los servicios sociales deberían de ser muy evidentes para que le retiraran la custodia tan rápido. Sin duda es un caso muy triste. Tenemos a un bebé de 22 meses que ya ha pasado por varias famílias de acogida y que además no tiene a su madre cerca. Por otro lado tenemos a una madre que si es cierto que no quería hacerle daño al niño estará destrozada. Es difícil de entender que una mujer anhelosa de ser madre, al conseguirlo, se vuelva desequilibrada y ponga en peligro la integridad de su hijo. Pero lamentablemente a veces ocurre.

Vía | Las Provincias
Foto | Flickr-Dino_olivieri

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *