22 enero 2015 Nutrición, Salud

desayuno primer año

Una de las comidas más importantes del día es el desayuno, salvo que en muchas ocasiones se nos olvida. Por lo tanto es necesario que, desde bien pequeños, nuestros bebés se acostumbren a tomar buenos alimentos nada más levantarse de la cama. Este proceso puede resultar, al principio, un tanto costoso, sobre todo porque recién levantados el apetito no es el mismo y podemos encontrar cierto rechazo a que nuestro peque quiero llevarse algo sólido al estómago. Es importante que respetemos su decisión e insistamos un poquito más tarde.

Es a partir del primer año cuando podemos plantearnos el desayuno de nuestro bebé como una de las comidas más completas, ofreciéndole, además de la leche, ya sea de nuestro propio pecho o del biberón, algún que otro alimento que complemente su dieta de la mañana. No olvidemos que ahora puede ser el momento ideal para que nuestro pequeñín empiece a habituarse a la utilización del vaso, empezando a imitar a los adultos.

A partir del primer año, nuestro bebé ya puede comer de casi todo, por lo tanto el desayuno puede ser el momento ideal para ofrecerle esos alimentos ricos y nutritivos que, después del ayuno de la noche, le van a apetecer de manera muy especial. Además del pecho o el vasito de leche podemos complementarlos con alimentos como éstos:

  • Cereales: un trocito de pan, una galleta, un puñado de copos de avena que pueda mezclar con la leche o una tortita de maíz.
  • Frutas: con un trocito pequeño será suficiente para complementar un desayuno ideal. Un gajo de mandarina, un trozo de manzana o medio plátano, incluso un poco de zumo natural.
  • De vez en cuando, podemos añadirle al pan o las galletas, una pizca de mermelada o mantequilla, aceite de oliva o una rodajita de jamón york o fiambre de pavo.
  • Algún día también podemos sustituir la leche por algún otro tipo de lácteo, un quesito o un yogur pueden estar bien.

Y como siempre decimos, la mejor educación es la que se ofrece con el ejemplo. Un buen desayuno en familia es ideal para que nuestro bebé se acostumbre, desde sus primeros años, a los hábitos más sanos.

Vía | Ser Padres
Foto | Como

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *