21 abril 2017 Salud

Es muy importante el consumo de vitamina D

Cuando hablamos del raquitismo nos estamos refiriendo a un trastorno que es provocado por falta de vitamina D, fósforo o calcio. Quienes sufren de raquitismo tienen un reblandecimiento y debilitamiento de los huesos.

El día de hoy nos referiremos a este tema, hablando de las causas, síntomas y tratamientos.

Causas del raquitismo infantil

Existen diferentes causas del raquitismo infantil. Tengamos en cuenta que la vitamina D permite que el organismo controle de forma apropiada los niveles de fosfato y calcio del organismo. Si los niveles de estos minerales es bajo puede suceder que las hormonas estimulen la liberación del fósforo y del calcio que se encuentra en los huesos, lo que genera su debilitamiento y que los huesos se vuelvan más blandos, por ende, frágiles.

Quienes sufren de raquitismo tienen su reblandecimiento y debilitamiento de los huesos.

Tengamos en cuenta que la vitamina D es producida por la piel cuando está expuesta al sol y que, también, se puede absorber de determinados alimentos. La falta de esta vitamina puede ser frecuente en los niños que viven en zonas con poca exposición al sol, que vienen en espacios cerrados. Además, es frecuente en los niños que no tomen productos lácteos o que sigan únicamente una dieta vegetariana.

En algunos casos puntuales puede suceder que los bebés alimentados mediante lactancia materna pueden tener una deficiencia de esta vitamina. También puede ser un problema para los pequeños que tienen la piel más oscura durante los meses de invierno ya que los niveles de luz solar en esa época del año son bajos.

Existen algunos casos en que el raquitismo es hereditario, transmitiéndose de padres a hijos. Sucede cuando los riñones no tienen la capacidad de retener el mineral de fosfato. El trastorno puede ser originado por diferentes trastornos renales que incluyen acidosis tubular renal.

Un trastorno que genera fragilidad en los huesos

Actualmente el raquitismo es un problema muy poco frecuente, y cuando se presenta es en su mayoría en pequeños de 6 a 24 meses, una etapa de la vida cuando el organismo necesita altos niveles de fosfato y calcio. No es común que se de en los bebés recién nacidos.

Los síntomas del raquitismo infantil

Dentro de los síntomas más comunes encontramos dolor en los huesos o sensibilidad en las piernas, brazos, columna vertebral, disminución en el tono muscular, pérdida de fuerza. Deformidades dentales, crecimiento deficiente, calambres musculares, continuas fracturas óseas, deformidades esqueléticas.

Pruebas para detectar el raquitismo

Mediante un examen físico realizado por un profesional será posible determinar si existe sensibilidad o dolor en los huesos. Además se podrá pedir la realización de una gasometría arterial, exámenes de sangre, radiografía de huesos, análisis de fósforo sérico y en muy pocos casos, se podría realizar una biopsia de huesos.

Tratamiento del raquitismo

El objetivo de realizar un tratamiento es poder aliviar los síntomas y poder corregir las causas. Es muy importante poder determinar la causa y tratarla correctamente para evitar la reaparición de la enfermedad.

Generalmente el médico aconsejará la reposición de calcio, vitamina D o fósforo. La dieta deberá incluir la ingesta de hígado, pescados, leche procesada. Además de recomendar la exposición a la luz solar en los horarios apropiados. En el caso de que la causa sea de tipo metabólica se podrá necesitar la prescripción de suplementos de vitamina D.

Vía | Medline plus
Foto | Flickr – Ibane / Flirck – Raul Hernandez

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *