3 enero 2014 Salud

Cunas

Una investigación ha demostrado que los libros, los juguetes y las cunas pueden convertirse en un excelente refugio para bacterias por muchas horas. Por esa razón será necesario tomar precauciones adiciones con el fin de prevenir infecciones, en especial en los hospitales, guarderías y otros sitios públicos.

El trabajo fue realizado por la Universidad de Buffalo en Estados Unidos señalando que algunas bacterias pueden vivir en la superficie de objetos inanimados por más tiempo.

Uno de los autores del estudio, Anders Hakansson señaló que: “Estos resultados nos sugieren que hay que ser más cautos sobre las bacterias de nuestro medio ambiente, ya que suponen un cambio importante en nuestra idea sobre cómo se propagan estas bacterias en particular”.

Entre las bacterias encontramos a la S. pneumoniae, una de las principales responsables de las infecciones en los oídos de los niños además de generar problemas graves en las vías respiratorias. Es normal encontrar a esta bacteria en las guarderías y hospitales.

Otra de las bacterias más fáciles de encontrarse es la S. pyogenes, que provoca la faringitis estreptocócica e infecciones en la piel de los niños.

Recordemos que la presencia de la bacteria no implica en sí la aparición de una infección pero es uno de los primeros pasos necesarios para que se genere una infección en una persona. Los niños (lo mismo que los ancianos) pueden tener sus sistemas inmunes más vulnerables a este tipo de problemas.

Muchos objetos contaminados con bacterias pueden actuar como reservorios de bacterias por horas, semanas o meses, por esto te reiteramos lo importante que es tomar precauciones extras para evitar problemas vinculados con la salud.

Vía | ABC
Foto | Flickr – Ing Jorge

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *