26 octubre 2017 Nutrición

NestlÇ-Lleida-by-Maria-Algara-Regas-221

Ya os adelantamos por las redes sociales alguna cosa de nuestro paso por el evento Naturday de Nestlé, pero hoy vamos a tratar el tema a fondo. Se trataba de una jornada muy rural, donde un grupo de Supermamis fuimos hasta Lleida a conocer de primera mano cómo es el cultivo de las manzanas con las que Nestlé elabora sus tarritos Naturnes.

Alguien puede pensar que se trata de un articulo publicitario sin más, pero os aseguramos que no. Y os recomendamos que sigáis leyendo, pues la experiencia nos resultó muy enriquecedora y muy útil, sobre todo para desmitificar ciertos estigmas que hay hoy en día entorno a los tarritos de bebés.

Como bien hemos empezado diciendo, el evento consistía en visitar un cultivo de manzanos en Lleida. Al llegar nos recibió toda la familia Real Piqué al completo, desde el Abuelo fundador de los campos del cultivo hasta los nietos. Una familia que resultó ser realmente encantadora, y que se nota que vive con pasión su trabajo; que además sabe explicar muy bien, a alguien de ciudad como nosotros, su trabajo y sus labores.

naturday-nestle-lleida-2017-unomas-1

Los primeros en querer hablarnos fueron Ramón y Carlos, los dos hermanos que gestionan a día de hoy la finca de más de 33 ha. En su finca se cultivan manzanas de tipo Golden y Albaricoques, todos ellos para los productos Nestlé. Es una finca diseñada por y para los productos infantiles, en las que los controles son exhaustivos antes, durante y después de la recogida de la fruta.

Nestlé tiene un objetivo muy claro: un control total de la fruta. Ese control no es solo de calidad, como podríamos pensar a simple vista. Hay un control de residuos, de pesticidas, de la cantidad de azúcares, del tamaño de las piezas de fruta, etc. El mimo del producto se nota en cada una de las partes del proceso; desde el árbol, hasta que se envasa el producto y nos llega a casa.

Legislación alimentación infantil

Una cosa que nos dejó sorprendidas a todas fue el tema de la legislación en la alimentación infantil. Según ésta, el máximo de residuos pesticidas que puede llevar el alimento de bebés es de 10 miligramos de moléculas por 1.000 kilogramos (10 ppb). Que dicho así no te puedes hacer una idea, pero nos plasmaron los datos con un botecito de cristal con residuos dentro, y os podemos confirmar que es ínfimo y apenas se podían apreciar. Pero la cosa no quedó aquí, Nestlé nos confirmó que sus propias exigencias les hacía estar aún más por debajo de ese número de residuos, algo muy a su favor.

Y seguro que llegados a este punto, alguien pensará “sí, pero hacer los purés en casa siempre será más sano”. Pero no, nos demostraron que no siempre es cierto. Por ejemplo, ya sabemos que sus manzanas cumplen con creces la legislación de la alimentación infantil, porque pasan rigurosos análisis (tanto de manera interna como externa). Pero la fruta del supermercados/mercado no pasa esos controles para alimentación infantil, solo es para alimentación general de adultos. Por lo que, volviendo a los números…¡Sorpresa! La fruta convencional sobrepasa el límite de 10ppb fijado para la alimentación infantil, admitiéndose residuos hasta 100-75.000 ppb. Ya le estaríamos dando a los niños muchísimos más residuos de los que regula la ley, y sin darnos cuenta.

naturday-nestle-lleida-2017-unomas-9

Estandar de naturalidad

Otro tema que también se tocó, y bastante, fue el tema del azúcar. Seguro que más de uno pensará que este tipo de comidas llevan azúcares añadidos, solo hay que ver la etiqueta para ver la cantidades de azúcar y alarmarse. Pero no más lejos de la realidad. Hay azúcar sí, pero de origen natural presente en la propia fruta. Entonces, ¿por qué son tan dulces? Pues porque Nestlé mantiene la fruta el máximo de tiempo en el árbol antes de su recogida. Cuanto más tiempo está madurando, más sabor, más calidad y más azúcar.

Y otro de los mitos, ¿seguro que no llevan aditivos ni conservantes? Respuesta: No. En Nestlé cuentan con un estandard de naturalidad donde priman los procesos naturales, como si el producto se hiciera en tu propia casa. Por lo que, una vez recogida la fruta y pasado el control de calidad, se tritura, se cuece (si es necesario) y se filtra el resultado para que no haya pieles ni otros deshechos; y, por último, se rellenan los tarritos. El cierre es hermético, y aquí insistieron en el famoso ‘Plop’ que debemos oír siempre al abrir sus envases, para saber que los tarritos están en buen estado de conservación.

naturday-nestle-lleida-2017-unomas-12

Para finalizar la jornada, pudimos pasear entre sus manzanos y ver que no había pesticidas químicos, sino todo lo más natural posible. Aprendimos a recolectar manzanas con la técnica apropiada, y nos reímos muchísimo (a la vez que aprendíamos)con las anécdotas familiares de la familia Real Piqué.

Sin duda, fue mucho más que un simple evento promocional para nosotras. Particularmente nos sorprendió mucho el proceso tan natural de fabricación, y qué decir de la comparación de fruta convencional a la apta para bebés. Es de agradecer que las marcas te abran sus puertas, y estén dispuestas a explicarte todo y resolver todas tus dudas sin tapujos.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *