20 junio 2009 Consejos, Embarazo

emabarazada pintando

En artículos anteriores te hemos hablado de algunos de los cuidados que debemos tener durante el embarazo tanto en el trabajo como en nuestra alimentación. En esta oportunidad te vamos a contar acera de algunas precauciones que debemos considerar en nuestro propio hogar.

Los productos que utilizamos para limpiar en su mayoría son seguros. Sin embargo, es conveniente tomar una serie de precauciones. Algunos de elfos cuentan con niveles de toxicidad que podrían causar daños al futuro bebé si la mamá no los usa de forma cuidadosa (con guantes y las ventanas abiertas).

Tampoco es bueno que hagan mezclas entre ellos, puesto que podrían producirse reacciones que generaran gases con mayor nivel de toxicidad.
En caso de que se haya entrado en contacto con estos productos antes de saber del embarazo, no hay razón para temer consecuencias importantes. Con las precauciones que tomamos a diario al manipular químicos es riesgo es prácticamente inexistente.

Los insecticidas
En cuanto a los insecticidas de uso doméstico, han pasado por pruebas para garantizar niveles mínimos de toxicidad. A pesar de eso, habiendo alternativas físicas tales como trampas o aparatos de ultrasonidos se puede recurrir a ellos y evitar químicos nocivos en el ambiente de nuestro hogar.

Acetonas, lacas del pelo, quita esmaltes o esmaltes para uñas tampoco implican peligro para nuestro bebé. Se deben usar con moderación y en lugares ventilados, pero esta precaución debería tomarse también a cualquier persona que los use y no sólo a las mujeres que están embarazadas.

Pinturas y barnices
Los trabajos de mejora doméstica, como pintura de paredes o barnizados de muebles deben tratar de evitarse durante el embarazo. Si es necesario realizarlos, puede hacerlo otra persona aprovechando el día en que la embarazada no se encuentre en la casa y ventilar muy bien hasta su completo secado antes de que vuelva. No obstante, la presencia de tóxicos nocivos en estos productos es cada vez menor.

Hace unos años, casi todas las pinturas contenían plomo, y en la actualidad no se utiliza este metal en su elaboración. Si es necesario pintar y no puede evitarse la presencia de la embarazada, se deben elegir pinturas a base de agua.

Fuente | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *