5 junio 2011 Padres y madres, Parto

Mimos asiáticos en el postparto
Las mamás actuales salimos del hospital a los 2 o 3 días de dar a luz, aunque sea por cesárea y nos reintegramos a la vida normal en pocos días. Aunque haya un descanso de 16 semanas del trabajo, no lo hay de la vida cotidiana, seguimos limpiando, cocinando, lavando y comprando como habitualmente pero con un bebé diminuto a cuestas. Aunque papá o las abuelas ayuden, la cuarentena no tiene ya nada que ver con lo que era.

Durante 40 días o seis semanas, la nueva mamá no se preocupaba por nada más que su bebé y su recuperación. Las mujeres de la familia, principalmente, se encargaban de que así fuera, ocupándose de todo lo demás. Eran otros tiempos en que las infecciones y los problemas postparto abundaban, pero lo que no cambia es que mamá necesita un tiempo de adaptación. En Nueva York algunas mujeres asiáticas han conseguido mantener su tradición durante el puerperio.

En la ciudad estadounidense hay casas de “reclusión”. Se trata de alojamientos donde la madre permanece alrededor de un mes, con la intención de descansar y reponerse tras el parto. El servicio es de cinco estrellas y ella y su bebé son atendidas por doulas. Durante las dos primeras semanas la madre permanece tumbada el mayor tiempo posible y el bebé al cuidado de las doulas excepto para la lactancia. Después ya se levanta y va ocupándose más de su niño, pero no sale de la casa. Las doulas suelen ofrecer charlas y consejos sobre el cuidado del bebé.

Toman 5 comidas al día escogidas de un abundante menú donde no faltan los caldos potentes. Eso sí, todo debe estar templado, porque creen que las bebidas y comidas frías, al igual que ciertos alimentos como la calabaza o la sandía, retrasan la involución uterina. Tampoco se exponen al aire frío y tradicionalmente no se bañaban. Esto último ya no se considera necesario al existir el agua corriente caliente. En ocasiones el padre que suele ir de visita a diario, también se aloja en la casa durante toda la estancia de la mamá.

El mes de reclusión mimada cuesta entre 1.500 y 3.000 dólares, entre 1.025 y 2.050 euros aproximadamente. Seguro que muchas madres recientes estarían dispuestas a pagar esa cantidad por tener un postparto asiático. ¿Lo harías?

Vía | The New York Times
Foto | Flickr-CeeKay’s Pick

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *