11 septiembre 2009 Educación, Juegos y juguetes, Padres y madres

cosas que hacen los bebes en la guarderia II

Son muchas las dudas que se nos plantean sobre el tiempo que pasan nuestros pequeños durante la guardería. ¿Qué hacen?, ¿se aburren?, ¿nos echan de menos?, ¿estarán bien cuidados?… Lo ideal sería poder observarlos minuto a minuto pero, también debemos aprender a confiar en los profesionales que atienden a nuestros hijos, sabiendo que les están ayudando en una etapa muy importe para su desarrollo.

Ya hemos visto como se atiende forma particular las necesidades básicas de cada bebé, así como se le anima y estimula en un ambiente lleno de cariño y confianza. También es muy importante que sigan una rutina en el día a día que irá dependiendo de la evolución o naturaleza de cada pequeño. Poco a poco irás notando como el bebé se va afianzando y adoptando nuevos hábitos y aprendizajes cotidianos que se le van inculcando en la escuela infantil.

Así, con respecto a la higiene, se le va enseñando desde bien pequeños a lavarse las manos o la cara, primero con la ayuda del educador y más tarde ellos solos. También se tiene especial cuidado en el manejo de la cuchara, aunque parezca un gesto sencillo, para los bebés supone un logro importante. En cuanto ya guardan el equilibrio necesario para sentarse solos es el momento de practicar el ejercicio de coordinación ojo/mano.

Pero no sólo se trata de conseguir logros manuales. Los educadores les van a ir habituando a que, para convivir, es necesario seguir unas normas y límites. De igual modo se va trabajando una serie de aspectos para que crezcan de forma equilibrada: aceptar los primeros “noes”, abandonar el llanto para pedir las cosas de otra manera, superar sus primeras frustraciones, etcétera.

Además de las pequeñas enseñanzas del día a día, la escuela también debe contar con un proyecto educativo que ofrezca, a los niños, una serie de actividades y juegos en los que descubrir y fomentar sus sentidos y su curiosidad. Ofrecerle objetos de distintas texturas o tamaños, jugar con las partes de su cuerpo o iniciarlos en la sensibilidad musical, pueden ser tareas constructivas que les ayuden a conocer y respetar el mundo que les rodea.

Vía | Ser Padres
Imagen | La piniata

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *