6 mayo 2010 Compras, Entretenimiento, Juegos y juguetes, Opinión

corralito inflable

Como ya se ha comentado en anteriores artículos, el corralito o parque para bebés, es un artículo con el que muchos no están de acuerdo, a pesar de ser un mueble clásico que se utilizó por generaciones en los hogares, con el fin de proveer al bebé una zona segura de juegos.

Esta es una versión novedosa del corralito, teniendo en cuenta que muchas veces no contamos con el espacio suficiente para mantener armado un corral modular, ofreciendo además otras ventajas, como la facilidad de transporte de una habitación a otra por ser liviano o la posibilidad de utilizarlo como pelotero o saltarín. Una alternativa interesante en el campo de los juguetes inflables, en compañía de las piscinas y las casitas de juegos.

Estos parques inflables pueden guardarse en espacios reducidos, son blandos, cómodos y fáciles de limpiar, pueden transportarse en viajes o cuando hay que pasar muchas horas en casas ajenas por festividades o reuniones; debe tenerse en cuenta también que son más delicados y pueden pincharse o romperse con facilidad, además que la superficie blanda e inflada no ofrece la misma facilidad para el gateo que la uniformidad del suelo.

Los detractores de los corralitos aseguran que los niños se sienten encerrados y olvidados, mientras que sus defensores encuentran en él un aliado para mantener al bebé alejado de objetos peligrosos, mientras se realizan otras actividades en la misma u otra habitación. Sin embargo los niños no deben pasar demasiado tiempo a solas en el parque, tampoco se les debe saturar con muchos juguetes que les impidan moverse, ni es aconsejable ubicar el corralito cerca de mesas, cortinas u otros muebles que el bebé pueda agarrar y tirarse encima.

Vía | Bebés mundo
Foto | Commerce

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *