Consejos para quitar el chupete al bebé

Consejos para quitar el chupete al bebé

Escrito por: Sacra    22 enero 2018     Sin comentarios     3 minutos

Buscar el momento adecuado, en el que reine la tranquilidad y la estabilidad, es la base fundamental para que nuestro niño abandone el chupete sin traumas.

El chupete es uno de los elementos que aparece en la vida del bebé desde su nacimiento y que, en algunos casos, resulta casi imprescindible. Aunque tiene muchos detractores, también son otros, más numerosos, los que acuden a él para que su pequeñín se sienta más tranquilo y relajado. Pero llega un momento en el que es necesario eliminarlo de su vida. Ese proceso no siempre es bien aceptado y hay niños que ofrecen todo tipo de resistencia para eliminarlo de su día a día.

Tu pediatra seguro que te puede ofrecer distintas técnicas para que el bebé se desprenda de él. Aunque no hay una edad exacta, y cada uno lo hará cuando se encuentre totalmente seguro, es entre los 18 y los 24 meses cuando se sitúa la edad máxima en la que los niños deben llevar el chupete. Pero ¿sabes cómo hacerlo?

Su uso prolongado puede crear distintos problemas físicos

Aunque parezca lo contrario, el chupete cumple algunas buenas funciones durante los primeros meses del bebé. El instinto de succión les ayuda a calmarse, convirtiéndose, no sólo en una necesidad para la alimentación, si no también para su propia seguridad y tranquilidad. Resulta ser una buena técnica para cuando lloran y también les ayuda a conciliar el sueño.

Pero llega un momento en el que es necesario que se desprenda de él. Son muchos los estudios que lo relacionan con distintos problemas en el desarrollo como puede ser el habla o problemas físicos en la estructura de la boca, el paladar o los dientes; también puede causar problemas en los oídos como favorecer la otitis. Lo ideal sería que su uso estuviera limitado para determinados momentos del día u ocasiones especiales, pero no vamos a negar que este maravilloso invento crea una adicción atroz, así que no es fácil que consigamos un uso limitado.

abandonar el chupete

Elegir un momento estable y tranquilo

Los primeros que tenemos que estar preparados para la retirada del chupete somos los padres. La paciencia es la única que puede ser nuestra aliada ya que cuando decidamos quitárselo, lo debemos hacer de una vez y nunca de forma paulatina. Aunque cada niño es un mundo, hay que pensar que vamos a pasar algunos días intranquilos, especialmente por las noches. Nuestra decisión, y la seguridad que transmitimos a través de ella, es fundamental para que el niño perciba lo importante y necesario de esa retirada. No perder los nervios y transmitirles tranquilidad es una de las mejores herramientas.

Es importante saber elegir el momento adecuado y éste ha de ser uno en el que reine la estabilidad. La llegada de un hermano, el cambio de casa o el inicio del cole no es el mejor momento. Hemos de escoger aquella etapa en la que, además, podamos pasar el mayor tiempo con él y así le transmitiremos tranquilidad.

De todos modos, cada niño es un mundo y somos los padres los que podemos intuir cuáles van a ser sus reacciones ante esta situación. Cada padre emplea sus propios métodos e incluso, en algunos países te ofrecen distintas tradiciones para ayudarte en esta tarea. Una buena idea es llegar a un acuerdo con él y animarle a que se lo regale a su mascota, a los Reyes Magos o a cualquier ser mágico que nos inventemos. Nunca debemos tomar medidas drásticas y mucho menos amenazar, impregnarlo de sustancias amargas o castigar.

Fotos | Revista mi pediatra y Clínica dental Murcia


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.