14 diciembre 2009 Consejos, Seguridad

Consejos para pasar una Navidad segura con bebés Con los bebés siempre hay que estar alerta, pero aún mucho más cuando celebramos eventos especiales como son los días de Navidad. Estas fechas son propicias para que la casa se llene de gente, se multipliquen las fiestas, los peques vayan de brazo en brazo… por lo que resulta fundamental que prestemos atención a unas determinadas cuestiones que pueden alegrarnos mucho más el día, solamente porque nos ayudarán a prevenir cualquier tipo de accidente con los más trastillos de la casa.

De este modo, tú estarás más tranquila y tu hijo más seguro, sin duda alguna. Además, la Navidad, incluso aunque sea la primera de tu hijo, es uno de esos momentos que se quedará impreso para siempre en su memoria y, sobre todo, en el de toda la familia, por lo que más vale recordar el dicho popular de: “más vale prevenir que curar”.

Aunque el bebé sea muy pequeño, ya puede respirar la mágica atmósfera de las fiestas por lo que sólo necesitas de algunas precauciones para que todos lo paséis en grande. Eso sí, respetando al máximo los ritmos y exigencias del niño.

  • En Navidad, es frecuente poner velas en distintos rincones de las casas que ejercen una fascinación en los más pequeños. Si es la tuya procura evitarlas o ponerlas en sitios altos, si es en casas ajenas revisa que ninguna quede a la alcance de tu hijo o pide, por favor, que la mantengan apagada durante vuestra visita.
  • Cuidado con lo que queda en la mesa después de las comidas o cenas. Todos esos pequeños objetos (frutos secos, corchos de botellas, palillos, decoración de la mesa…) son los juguetes perfectos para que un bebé se meta en la boca, en la nariz en las orejas.
  • La decoración de la casa, especialmente espumillones y plantas de navidad con sus bolitas o sus hojas rojas, serán lo primero que llamen la atención de vuestros pequeños exploradores. Todo ello es tóxico por lo que revisa que no queden a su alcance en ningún momento.
  • El árbol de Navidad. Si tu hijo ya es capaz de desplazarse de forma autónoma, presta atención al árbol porque es una tentación para él. Intenta evitar que pueda acceder a él o retira los adornos más delicados de la zona de abajo para evitar sorpresas y cortes.

Con estas pequeñas recomendaciones estaréis todos más contentos y, en especial, más seguros.

Vía | Mi bebé y yo
Foto | My Opera

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *