7 febrero 2015 Consejos, Desarrollo

dejar de chuparse el dedo

Todos los bebés nacen con el instinto de la succión, así que no es extraño que, además del pecho de mamá, para calmarse busquen su propio pulgar. Esto no sucederá hasta, aproximadamente, los tres meses ya que anteriormente no poseen la coordinación necesaria para mantener mucho tiempo el dedo en la boca. Es entre los 6 y 9 meses cuando el pequeño acude a esta técnica para dormir o cuando tiene hambre. Y es al año cuando suele desaparecer.

Pero hay niños que lo prolongan, incluso, hasta edades preocupantes. Y es que este mal hábito, más allá de la parte estética, puede traer graves consecuencias en su salud. Malformaciones en los dientes, en el paladar o en la mandíbula, así como trastornos en el habla. Pero ¿cómo podemos quitarle este hábito de la forma más amable?

Las amenazas los castigos y las burlas no nos van a llevar a ningún lado. Además, en muchos casos, los niños que se sienten nerviosos, con miedo o intimidados, son aquellos que más tienden a chuparse el pulgar. Lo mejor es hablar con él de forma natural y expresarle los perjuicios que tiene este hábito. No vamos a lograr que de un día a otro se solucione, por lo que debemos tener paciencia y esperar que se encuentre capacitado para ello.

Cuando por él mismo ha decidido dejar de chuparse el dedo, es bueno que fijéis objetivos juntos. Podéis elaborar un calendario en el que ir anotando los momentos del día en el que suele llevar a cabo esta acción y cómo las vamos a ir eliminando. Por ejemplo, si antes de ir al cole por la mañana, recién levantado suele llevarse el dedo a la boca, le vamos a sugerir que lo elimine. Poco a poco le vamos a ir quitando los otros momentos en los que también lo hace.

Veréis que cuanto menos lo haga, menos ganas tendrá de hacerlo, por lo que los nuevos retos serán mucho más sencillos. Valora sus logros e, incluso, darle una pequeña recompensa cuando lo haya logrado del todo. Si todavía tiende a reincidir, intenta buscarle una ocupación en la que tenga que utilizar las manos: manejar plastilina, hacer manualidades o, incluso, ayudarte a preparar la comida.

Vía | Con mis hijos
Foto | Frases para imágenes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *