17 diciembre 2009 Fertilidad, Noticias, Opinión, Salud

El Consejo Andaluz de Colegios Médicos considera que seleccionar embriones va contra la ética Andalucía es una de las regiones de España es las que se ha avanzado mucho en el campo del tratamiento genético. Allí nació, precisamente, el primer bebé-medicamento y tienen previsto el nacimiento de otros cuatro para 2010.

Todo ello gracias a una técnica que permite escoger los embriones idóneos para su implantación en el útero materno, algo con lo que la entidad que agrupa al colectivo médico andaluz no está muy de acuerdo. Al menos así se ha hecho entender cuando la comisión deontológica del Consejo Andaluz de Colegios Médicos aprobó el pasado mes de octubre un informe, que ahora publican en su revista oficial ‘Andalucía Médica’, en el que se califica a esta técnica como “gravemente contraria a la ética” y que está “al servicio de la violencia”.

En este informe se explica que la técnica llevada a cabo para que pudiera nacer el bebé-medicamento, el denominado Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), es una “técnica al servicio de la violencia” porque “otorga a unos seres humanos la capacidad de decidir sobre la vida de otros”, dice.

Sin embargo, aunque la institución médica opine así, el DGP constituye uno de los mayores logros en la Medicina, en general, y la salud pública andaluza, en particular. Más aún teniendo en cuenta que lo que implica en un análisis de los embriones obtenidos por fecundación artificial, de parejas con enfermedades hereditarias, con el objetivo de descartar aquellos que sean portadores de la patología e implantar los que estén completamente sanos.

En el caso del primer bebé-medicamento que ya ha cumplido su primer año y ha salvado de la muerte a su hermano mayor, el Consejo Andaluz señala que para que esto fuera posible hubo que descartar 16 embriones a los que se refiere como niños. “Un aspecto éticamente muy negativo de la producción de los bebés-medicamento es que, para obtenerlos, ineludiblemente, hay que destruir un elevado número de vidas humanas de embriones”, reza el texto.

Por su parte, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía se ha mostrado perpleja ante este informe y asegura que la comisión deontológica de este Consejo reproduce postulados ultraconservadores que nos inspiran gran preocupación.

Vía | El País
Foto | AtinaChile!

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *