17 marzo 2011 Desarrollo, Opinión

Para conocer mejor al bebé hay que charlar con la familia
Conocemos a nuestro bebé porque vivimos por y para él, pero hay cosas que podemos entender mejor cuando hablamos con la familia. Las pasadas navidades alguien de la familia, uno de los mayores, al ver a mi pequeñín dijo, “mira, hace lo mismo que su padre de bebé”, y continuó contando el apodo que le pusieron en aquellos tiempos aludiendo a esa costumbre. Se refería a la postura de los brazos del niño, siempre los lleva hacia atrás como si fuera a echar a volar. Como sólo es una postura nunca se me ocurrió comentar sobre ello, pero ahora sé porque lo hace, y me gusta saberlo.

Pero además ha sido una información útil porque a la fisioterapeuta le llamó la atención y creyó que podría necesitar un refuerzo para mover los brazos. Se lo conté, confirmó que mueve los brazitos perfectamente hacia delante y que sólo es postural. No hubiera pasado nada pero le evitamos al niño algunos ejercicios repetitivos. Hay muchas cosas que se heredan buenas y malas, las más importantes solemos conocerlas, enfermedades significativas o algunas fases del desarrollo, además de las características físicas. Pero hay muchas otras que si no surge no nos enteramos.

Si a los padres o algún familiar le tardaron mucho los dientes en salir, cuando empezaron a caminar o hablar solemos conocerlo cuando ha sido significativo, si han tardado mucho o han sido muy precoces. Botitas ortopédicas, anginas repetitivas, algún alimento que no le sentara bien, esos remolinos del pelo e incluso manías como chuparse el dedo del pie, son informaciones muy útiles que podrían ayudarnos a conocer mejor a nuestro bebé.

Yo se lo voy a ir apuntando, no vaya a ser que antes de ser abuela me pille el alzheimer o algo peor. Quizá les haga ilusión saber que su bebé no es el primero de la familia en … ¡tantas cosas! ¿Tu bebé ha heradado algo curioso?

Foto | Flickr-Christopherallisonphotography

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *